Lo que no te cuentan de adoptar un perro

Publicado marzo 7, 2014 por Aloisius
Categorías: Uncategorized

El amigo @deploreibol ha escrito un post entitulado “Lo que no te cuentan de tener un perro”, que está muy bien y te cuenta algunas cosas importantes que se te pueden pasar desapercibidas si nunca has tenido un perro. También dice que recomienda adoptar perros, y yo quería contaros mi postura de por qué no recomiendo adoptar perros.

Primero, y antes de que me etiquetéis de asesino hijodeputa, quería decir que yo he tenido un perro adoptado durante casi toda mi vida, y muy felizmente. Un buen perro, con sus defectos, como todos, pero un buen perro. Tuve bastante suerte. Pero también conozco casos de mala suerte y de sufrimiento al adoptar perros.

Es importante darse cuenta de la cantidad de cosas que un perro necesita haber hecho antes de cumplir seis meses. Si quieres un perro sociable y cariñoso, es esencial que el perro haya socializado bien con otros perros y muchos humanos antes de los seis meses. Ahí se forma el carácter del perro, y aprender a socializar después es muy dificil. Los perros crecen muy deprisa, y por eso es tan importante esa etapa. En los primeros seis meses de un perro se cubren las mismas cosas que en los primeros diez años de un niño. Si a un niño le atas a la pata de una cama sus primeros diez años de vida, vas a tener un niño psicologicamente muy estropeado para el resto de su vida. Pasa igual con un perro.

Es por esto que adoptar un perro es una lotería. No sabes de donde viene el perro, ni cómo ha pasado sus primeros años. Casi con certeza vendrá con problemas de salud, porque probablemente ni esté vacunado ni desparasitado ni nada similar. Así que partes de un perro quizá ya torcido de por vida, en cosas que uno no puede ver a primera vista. Os pondré un par de ejemplos.

Una tía mía ha tenido varios perros adoptados, con diferentes niveles de suerte. Tuvo una que fue un encanto, aunque (sorpresa sorpresa) estaba preñada cuando la adoptó, así que sin saberlo adoptó a seis cachorros extra. No fue un problema aparte de que tuvo que gastarse la pasta en sacar adelante a esos cachorros y repartirlos como pudo entre amigos, conocidos y desconocidos. Tras la muerte de esa perrita, se presentó otra perrilla que adoptó. Esta perra, que era un encanto con las personas, resultó ser un desastre. Tenía una ansiedad de separación tremenda y le destrozaba la casa cada vez que se quedaba sola. Aparte, tenía displasia de caderas y sufría bastante. Tuvo que acabar deshaciéndose de la perra porque estaba destrozándole la casa y aquello no mejoraba de ninguna manera. Esto le costó casi una depresión, porque uno hace lazos con su perro, y no es fácil quitarselo de en medio y no sentirse mal. Tras un tiempo, se cruzó con otro perro, un teckel muy mono y muy majo, que era un cachorrillo. El perro al crecer ha resultado ser un peligro, ya que nunca jugó lo suficiente con otros perros y no tiene inhibición del mordisco. Tampoco está bien socializado con lo que no sabe comportarse alrededor de otros perros y se pelea con cualquiera que pasa a su lado. Mi tía aún tiene el perro, pero le amarga la vida más que le hace feliz.

Si uno compra un perro de un criador que sabe lo que está haciendo se asegura de muchas cosas. Se asegura de comprar un perro sano y cuidado, un perro sociable (mi perra pasó sus tres primeros meses en una casa con cinco hermanos perros y seis perros adultos), y un perro equilibrado. Por supuesto hablo de un buen criador, no de comprar un perro en una tienda de mascotas.

Sí, cuesta dinero, pero uno ahorra en veterinarios y en sufrimiento. A la larga cuesta menos que un perro regalado.

Me diréis “pero qué hay de los pobres perros abandonados”. Y lo entiendo. A mi tampoco me gusta ver perros abandonados que sufren, y me parece admirable que alguien los rescate y los críe. Pero no puedo recomendar a nadie que lo haga. Porque al final, cuando uno se hace con un perro es para disfrutar de tener perro, y el coste de que te salga un perro tarado y con problemas es muy alto, en euros y en disgustos. Y eso es un riesgo demasiado alto para mi. Sobre todo los disgustos, porque el dinero viene y va, pero la angustia se queda. Quizá es una postura egoísta, pero como lo digo lo siento.

Actualización: leerlos el comentario de Sadie más abajo, que es exactamente lo que quiero transmitir.

Homeopatía

Publicado diciembre 4, 2013 por Aloisius
Categorías: Uncategorized

Con lo que ha estado hablando la gente de la homeopatía estos días, principalmente por esta noticia de que Sanidad les da el OK. Y he venido aquí para dar mi opinión.

Primero, ya sabemos todos que la homeopatía tiene el mismo poder curativo que un placebo, no hay dudas científicas, está muy claro que es 100% equivalente a pastillitas de agua y azúcar. Aún así, creo que hay que pensarlo dos veces antes de prohibirla o perseguirla duramente.

Segundo, la decisión del gobierno no es del gobierno de España, es del gobierno de Europa. En particular, de la Comisión Europea que escribe directivas (y que luego aprueba el Parlamento Europeo), como la 2001/83/EC, amended by 2004/27/EC, que son obligatorias para el gobierno de España. Es decir, en este tema el gobierno ni pincha ni corta, tiene que transponer esas directivas por obligación. Criticar al gobierno por transponer una directiva es un poco ruin.

La directiva en cuestión dice cosas como que hay que hacer un registro simplificado para “medicamentos” homeopáticos que no anuncien que curan nada (y por tanto no tienen que demostrar nada), o que no tienen que tener una autorización de comercialización para hacerse publicidad, y otras mierdas similares.

Dicho esto, yo me pregunto algo más: qué hay de malo en que se vendan placebos en las farmacias? O para ser más precisos, qué pasaría si se prohibieran?

Un punto importante es darse cuenta de que prohibiendo la homeopatía uno no va a convencer a todo el mundo de que es mejor usar la medicina científica. Hay miles de medicinas alternativas, que se sabe que no son medicinas reales, porque si curasen de verdad dejarían de llamarse alternativas y pasarían a ser medicinas sin más. Esto pasa en todo el mundo, y viene por que los humanos en general somos bastante tontos e inocentes. Prohibir la homeopatía no va  a hacer que la gente en general quede convencida de no usar medicinas alternativas, lo que va a pasar es que la gente va a  buscar otras medicinas alternativas.

Hay muchas “enfermedades”, molestias o cosillas que la medicina científica no puede tratar, bien porque no hay cura, bien porque son en realidad hipocondria. Vamos, que si vas al médico te va a decir que no te pasa nada, y es que en realidad no te pasa nada. En estos casos, la gente se lanza a la medicina alternativa de cabeza. Y de las medicinas alternativas, creo que está claro que la homeopatía es de las mejores. Mucho más seguro unas bolitas de azucar controladas por Sanidad que un té de unas hierbas que vaya usted a saber qué son, sin ningún control, o peor aún, cuerno de rinoceronte o pene de dragón comprado en el mercado negro. La homeopatía nos asegura que es un puro placebo, sin efectos secundarios ni riesgos.

En este sentido, la homeopatía cumple una función que considero buena, da una esperanza o un consuelo a la gente que tiene cosas sin solución. Es lo mismo que rezar.

Una de las cosas que se le olvidan a mucha gente es que al hacer políticas públicas no sólo hay que luchar en favor de la verdad absoluta, sino que hay que pensar cuál va a ser el resultado de aplicarlas. Y creo que “proteger” la homeopatía nos conviene como sociedad.

Eso sí, yo le pondría unos buenos impuestos encima.

Arabia Saudí

Publicado noviembre 27, 2013 por Aloisius
Categorías: Uncategorized

Como ya sabréis, hace un par de semanas estuve cinco días, por trabajo, en Arabia Saudí. Es un sitio muy curioso, que poca gente visita, ya que si no eres musulmán y vas de peregrinación, no dan visados para turismo. Quería aprovechar y contaros unas cosillas curiosas.

Arabia Saudí es una teocracia, su ley es divina (sharia) con lo que la separación iglesia-estado a la que estamos acostumbrados en el mundo occidental no se aplica. Hay cosas como la “muttawa” o policía religiosa, que se asegura de que todo lo que hace la gente cumple con la sharia.

Uno de los resultados de esto es la baja criminalidad. Robar está penado con cortarte una mano, con lo que no hay robo. Si bien no tienes que preocuparte por el crimen, tienes que preocuparte doble por no cometer un crimen sin querer. Por ejemplo, el tráfico de drogas se castiga con la muerte (así, a pelo), con lo cual es importante asegurarse de que nadie mete nada raro en tu maleta, porque te pueden matar por un quítame allá esas pajas.

Otro resultado es que como es obligatorio rezar cinco veces al día, cinco veces al día todo cierra y todo el mundo se va a rezar durante cosa de media hora. En las reuniones que teníamos en el Banco Islámico no había que parar, pero sonaba el muecín por los altavoces llamando a la oración, y nosotros seguíamos la reunión como si nada. Si estás en la calle, las tiendas cierran y los infieles como nosotros estamos vigilados por la muttawa mientras la gente reza.

Sobre temas más tontos pero curiosos también, os diré que no hay urinarios. Hay retretes, de los de sentarse, pero nada para mear de pie. Además, en los retretes siempre hay una duchita, ya que antes de rezar (y os recuerdo que eso es cinco veces al día) hay que lavarse los pies. El 100% de los retretes que vi tenían su duchita. Además, supongo que por lo que no hay urinarios es porque con el traje local (que es lo que lleva casi todo el mundo), no hay manera de mear en un urinario sin enseñar el culo.

Sobre el clima, estando en invierno hacía 30 grados todo el día, apenas bajaba la temperatura cinco grados por la noche, sin una mierda de brisa, y 100% de humedad. Muy pegajoso y desagradable. No me quiero imaginar en verano, cuando pasan de los 50 grados. Eso sí, el aire acondicionado a todo meter en todos lados.

Otra cosa tonta es que en todas las reuniones, las mesas tenían una cajita de kleenex. Ni puta idea de por qué, pero ahí estaba, en todas las salas de reuniones. También ponían unos dátiles para picar. Por cierto, los dátiles estaban buenísimos, pasé por un supermercado y compré dos kilos que tengo en casa. Y había como treinta o cuarenta variedades de dátiles, una locura.

Otra cosa interesante es el trato a las mujeres. Es una sociedad tremendamente machista, en la que las mujeres no tienen permitido casi nada, por ejemplo, no pueden conducir, y hasta hace poco no podían tener móvil. Pero esto está enfocado de forma diferente a la occidental. No es simplemente que las mujeres sean inferiores, el concepto es que no se puede confiar en que si un hombre está al lado de una mujer que no es de su familia, éste vaya a ser capaz de controlarse y comportarse. Así, hay secciones separadas para familias y para hombres. Y al igual que las familias no pueden estar en las secciones de hombres, grupos de hombres solos no pueden estar en la sección de familias. Cosas como las piscinas, en el hotel había una para hombres y una para mujeres, pero la grande y buena era la de mujeres (que no es que la de hombres estuviera mal tampoco). También había tiendas de lencería y ropa, cosa que me sorprendió, ya que las mujeres tienen obligación de llevar puesta una abaya en la calle, pero parece que en su casa pueden ir sexys para su hombre. En estas tiendas, estaba prohibido que entraran hombres solos.

Como resultado de la separación forzosa de hombres y mujeres, el único entretenimiento que hay son los centros comerciales. No hay cines, ni ningún espectáculo en el que tengas que sentarte en un lugar repartido aleatoriamente, como conciertos. Como experiencia piloto, han hecho un acuario y en el espectáculo de los delfines han permitido esto.

En fin, fue un viaje interesante, pero un sitio terrible para vivir. Apenas se podía salir a la calle, porque siempre tienes el riesgo de que te detengan por algo tan tonto como llevar pantalones cortos. Es una sociedad muy distinta, pero curiosa de ver.

Costes, márgenes, beneficios

Publicado octubre 22, 2013 por Aloisius
Categorías: Uncategorized

Tras nosequé historieta por la cual ayer pusieron el cine más barato, hoy todo el mundo está diciendo que qué gran idea fue, y que los cines se forrarían si lo hicieran todos los días. Un par de observaciones al respecto.

1) La gente dice que con los mismos costes ha recaudado el triple. Pero ojo, son los mismos costes porque esta oferta es temporal. Si todos los días tuviera el triple de público, necesitaría más taquilleros, más señoras de la limpieza, más gente vendiendo palomitas, etc. No son los mismos costes si lo dejamos barato.

2) Lo que le importa al propietario del cine son los beneficios.  Los ingresos se han triplicado, pero los márgenes se han reducido. Si yo soy frutero y compro plátanos a 1€/kg, prefiero vender diez kilos a 1.5€/kg (15€ de ingresos, 5€ de beneficio) que cuarenta kilos a 1.1€ (44€ de ingresos, 4€ de beneficio). He aumentado mucho los ingresos, pero se han reducido los beneficios. Eso sin contar con que es mucho más trabajo vender cuarenta kilos que diez (ver punto 1).

3) Una oferta puntual tiene demanda extra porque mañana no la habrá. Si pongo los calcetines a dos céntimos hoy me los comprará todo el mundo, pero si los pongo a dos céntimos para siempre, en un mes no venderé tantos como hoy.

4) Los propietarios del cine no son tontos. Su objetivo es ganar lo máximo posible de dinero, y os aseguro que están haciendo todo lo posible para ello, incluyendo estas ofertas. Tienen a gente muy lista dedicada a pensar cómo ganar más, y probablemente lo hacen lo mejor que se puede hacer, o casi. No os engañéis.

Economía y finanzas

Publicado septiembre 4, 2013 por Aloisius
Categorías: Uncategorized

Andaba hablando con gente en twitter sobre los Juegos Olímpicos de Madrid, y si serán buenos o malos para la ciudad o para la región (o para el país).

Aunque había voces que lo pedían, no voy a sentenciar si son buenos o malos, porque otros que saben más que yo ya han explicado muchas cosas.

Lo que sí he visto que había era una cierta confusión entre si son buenos financieramente para la ciudad y si son buenos económicamente para la ciudad, que son cosas que mucha gente piensa que son iguales, pero no son ni parecidas. Voy a tratar de explicar qué es una y qué es la otra.

Si algo es bueno financieramente, lo es para una entidad. El análisis financiero será para un bolsillo. En el caso de los Juegos Olímpicos analizaríamos el bolsillo que se llama Ayuntamiento de Madrid. Si las olimpiadas son financieramente buenas significa que el Ayuntamiento de Madrid va a ganar euros al organizarlas. Por ejemplo, si el estadio le cuesta 100 millones de euros y espera ganar 120 millones de euros en entradas, venta de merchandising, sponsors, publicidad, etc. Ese será un beneficio de 20 millones de euros para el ayuntamiento. Quiere esto decir que las olimpiadas habrán sido buenas para Madrid? No necesariamente. Quiere decir que han sido financieramente buenas para el ayuntamiento.

Qué es algo bueno económicamente? Es algo que da beneficios mayores que los costes para la sociedad. Ahí contamos todos, y no solo cuentan nuestros bolsillos. Cuenta tiempo perdido, productividad perdida, aumento de accidentes, euros que nos embolsamos y muchas otras cosas. Aquí el ayuntamiento cuenta, pero es solo parte del todo. Si el Ayuntamiento de Madrid gana un millón de euros pero todos perdemos dos meses de nuestra vida, probablemente no sea económicamente bueno. Lo primero que habrá que hacer será poner en euros esos dos meses por barba. Imaginemos que estamos dispuestos a dar un mes de nuestra vida por 1,000€, pues si somos un millón de personas, a dos meses por barba, el coste ha sido de 2,000 millones de euros. Bueno, 1,999 millones, porque el ayuntamiento ha ganado un millón contante y sonante. Eso no es algo económicamente bueno, aunque sea financieramente bueno para el ayuntamiento.

Al analizar si algo merece la pena hacerlo, mucha gente tiene tendencia a analizar financieramente, porque es lo que tiene sentido cuando decido qué hacer con mi dinero. Pero cuando hacemos algo como sociedad, financieramente habrá gente que salga muy bien parada, pero quizá sigue siendo económicamente malo. Por ejemplo, los hoteleros estarán encantados con las olimpiadas, porque seguro que hacen dinero. Pero igual a mi me da por culo, porque tengo que salir una hora antes de casa para llegar a tiempo al trabajo porque está la ciudad llena de gente y el metro colapsado.

La magia del análisis coste-beneficio económico es que pone en euros todos los costes y todos los beneficios, y los compara. Sí, a veces es difícil poner las cosas en euros, pero tratamos de poner el valor más realista posible. Hay muchas hipótesis de por medio, y es por eso por lo que es tan complicado asegurar si algo es bueno o malo. Muchas veces solo lo podemos saber si es muy malo o muy bueno, ya que si es regular, depende de las hipótesis, y no nos pondremos de acuerdo.

Así, normalmente los euros que entran y los que salen son solo una pequeña parte de los costes y los beneficios de un proyecto o de una actuación. Pero nos obcecamos con ellos.

De becas y universidades

Publicado junio 25, 2013 por Aloisius
Categorías: Uncategorized

Aprovechando que es martes por la mañana, voy a ver si digo un par de cosas sobre becas.

Estamos todos de acuerdo en que todo el mundo tiene derecho a acceder a una educación de calidad, y como sociedad, seríamos tontos si nos perdiéramos a un buen estudiante porque no puede pagarse los estudios. Tendremos que aprovechar lo mejor del pool genético si queremos ganar a los chinos.

Lo que no nos interesa es pagarle los estudios a uno que no puede pagárselos simplemente porque no pueda pagárselos (o eso creo yo). Sí, está bien dar una oportunidad, pero si le hemos pagado un curso de universidad a través de una beca a alguien, y ese alguien va aprobando raspadito, qué ganamos como sociedad por seguir pagandole los estudios?

Yo no estoy seguro. Quizá sea mejor para la sociedad tener más gente universitaria, aunque sean mediocres. Pero al fin y al cabo, también necesitamos gente para trabajar en cosas que no requieren esos estudios.

Por otro lado, creo también que un incentivo para las mejores notas siempre es conveniente. De momento tenemos las matrículas de honor, que si uno saca muy buenas notas, se ahorra pasta al año siguiente. Creo que podemos ampliar por ahí, y premiar más aún las buenas notas. Todo esto suponiendo que las buenas notas se correspondan con los mejores estudiantes, que eso es otro cantar, pero es el único indicador que tenemos.

Quizá haya una unión entre ambas cosas, un sistema en el que el precio de tu matrícula en la universidad se calcula con una complicada fórmula según tus ingresos familiares y tu expediente académico. Así nos ahorramos el proceso de solicitar una beca, directamente tienes que pagar diferentes cantidades según tu situación. Habría que definir esta fórmula cuidadosamente, pero creo que es el mejor camino.

No?

Esto lo arreglamos ahora mismo

Publicado noviembre 14, 2012 por Aloisius
Categorías: Uncategorized

Hoy, aprovechando la huelga general, voy a escribir sobre ese pecado capital (o casi) que es la impaciencia.

En el mundo en general y en España en particular, tendemos a creer que las cosas se arreglan de un plumazo. Alguien toma una decisión, se arregla una ley, se manifiesta uno y en una semana está el tema zanjado. Si no ocurre así, siempre pensamos que es porque “alguien” no está actuando bien.

Creo que esto viene un poco provocado por las películas en las que todo el embrollo se arregla en dos minutos cuando uno de los personajes se da cuenta de su error y realiza un gesto heroico que soluciona todo. Nos gusta eso, “total makeover”, vienen unos tios y todos mis problemas se arreglan en lo que dura un reality. Mi perro muerde a la gente y se caga en mi almohada, pero ahora viene César Millán y me lo arregla en 30 minutos, incluyendo pausa para la publicidad.

España está en una complicadísima situación, hagamos un día de huelga y dejemos de consumir y saquemos pancartas para que “alguien” se dé cuenta de su error y solucione todo el lio YA. Ese es el ritmo narrativo del siglo XXI, pim, pam, Voldemort muere.

No se plantea como alternativa para solucionar todo el follón algo que no pueda demostrar su “éxito”, medido con el baremo que yo quiera, al día siguiente de tomar la acción. Nadie plantea, por ejemplo, que elevemos la productividad española haciendo un esfuerzo extra cada día durante todo el año, que tratemos de quitar de en medio a este gobierno que no nos gusta afiliándonos a un partido político y haciendo el cambio desde dentro. Todas esas mierdas llevan tiempo, no hay victoria inmediata. Eso sin contar que son cosas que conllevan paciencia y esfuerzo día tras día. Ahora tenemos twitter, y si estas iniciativas no tienen resultados visibles en mi timeline, son como perder el tiempo.

En resumen, creo que uno de los valores que estaban ahí, el valor del esfuerzo y la paciencia, se nos ha ido escapando. O quizá siempre fue así como es ahora, pero es solo ahora cuando yo lo veo. En fin, os dejo, vamos a seguir levantando Europa, pasito a pasito.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.