Archivo para febrero 2011

110

febrero 25, 2011

Leo por ahí que el gobierno pretende reducir la velocidad máxima en las autovías de 120km/h a 110km/h. Puesto que me dedico a estas cosas, he decidido echarle un ojo a la iniciativa, a ver si se sostiene economicamente.

Dicen que el objetivo es reducir el consumo de gasolina en un 10-15%. Esto suena un poco mucho para mi ojímetro, así que vamos a analizar un poco la cosa, a ver qué sale.

Según las curvas del Institut für Wirtschaftpolitik und Wirtschaftsforschung (IWW), de la Universidad Karlsruhe, el coste de operación de un vehículo ligero a 120 km/h es de 0.1225€/km, y a 110km/h es de 0.1169€/km. Bueno, esto en mi pueblo es una reducción del 4.6%. Todavía no está perdida la batalla, pues otra de las medidas que toman es reducir ligeramente las tarifas de trenes, con lo que supongo que quieren que la gente deje de usar el coche para pasarse al tren. Para hacer un cáculo a grosso modo de los resultados de esto, podemos suponer una elasticidad de 0.5 entre el tráfico y el tiempo de viaje (no lo digo yo, lo dice más o menos cualquier economista del transporte, por porner un link, lo dice aquí). Esto quiere decir que si bajamos la velocidad un 10%, el tráfico bajará un 5%, la mitad. Puesto que estamos bajando la velocidad un 8.3%, podemos suponer que el tráfico se reducirá un 4.15%. Así que juntando el ahorro por que se consume menos al ir más despacio y el ahorro porque la gente deja el coche, podemos juntar hasta un 9%. Bueno, no es el 15% que decían, pero meh, no anda lejos.

Ahora viene la otra parte. Al ir más despacio, se tarda más. Y el tiempo es dinero. Vamos a suponer un valor por persona de 9€/h, que es más o menos lo que propone HEATCO (que fija más o menos los estándares europeos) para commuters en España. Horas de viaje es productividad perdida, al fin y al cabo. Bueno, a lo que vamos. En un trayecto de 100km (por poner un ejemplo, que hace más facil entender esto), si vamos a 110 en vez de a 120, perdemos unos 4:30 minutos. Esto quiere decir que, a 9€/h, 4:30 minutos, como si esto fuera el un, dos, tres, salen 0.68€ perdidos, de tiempo malgastado yendo y viniendo.

Ahora tendremos que comparar, porque ganamos en gasolina, pero perdemos en tiempo. Hemos dicho que ganabamos como un 9% en gasolina. Eso, en el trayecto de 100km que nos hemos inventado, es, suponiendo unos generosos 8 litros de gasolina a los 100km, el 9% de 8, que es 0.72 litros. Direis, bueno, a 1.5€/litro, ni tan mal, al final estoy ahorrando algo. Pero ojo, porque del precio de la gasolina son casi todo impuestos, y los impuestos no son un beneficio ni un coste para nadie, son una transferencia del bolsillo particular al bolsillo comunal, pero nada más. Igual esto cuesta entenderlo si no sabes un poco de economía, pero creedme, los impuestos no son un coste, son una transferencia, porque hacienda somos todos. Son un coste para cada persona, pero no cuestan nada a la sociedad.

En realidad, el precio de la gasolina sin impuestos es de unos 0.65€/litro en españa, hoy en día. Así que lo que ahorramos es 0.72 litros, a 0.65€ por litro, 0.47€. Vaaaaaaaaya.

Pues si ahorramos 0.47€ en gasolina, pero perdemos 0.68€ en tiempo, no parece que salga la jugada muy bien. Y es que, joder, si estamos gastandonos la tela en autovías para poder ir rápido (a 120km/h), es porque compensa, porque se ahorra. No se ahorra nada limitando a 110km/h, porque por esa lógica, casi mejor las ponemos a 50km/h. No?

Y antes de que venga el típico listillo a decir que lo suban a 130km/h, dos cosas. Primero, las carreteras están pensadas para ir a 120km/h, si decidimos pensarlas para ir a 130km/h a partir de ahora, muy bien, pero las carreteras se diseñan teniendo en cuenta la velocidad, y a 130km/h por carreteras diseñadas para ir a 120km/h aumenta un tanto la accidentalidad. Y segundo, la curva de consumo no es lineal. A 130km/h se consume bastante más que a 120km/h, y cuanto más tiramos para arriba, más rápido suben los consumos, así que deja de compensar el tiempo con el gasto extra de gasolina bastante rápido.

En resumen, una cagadita.

Tu cuenta de twitter es una democracia

febrero 11, 2011

Leo en un artículo de El País la frase del título, que aquí cito completa:

“Tu cuenta de Twitter es una democracia: no mandas tú, manda la gente que la lee.”

La cita es de Gaby Castellanos, que trabaja como “Early Adopter, Social Media Strategist, Social Media Evangelist, Social Media Specialist, SrBurns Ceo, Social Media Brander & Executive Creative Director, Buen Rollito’s Lover y sin acentos.” Casi con eso nos hacemos una idea de cómo es esta buena mujer, pero bueno, no vengo aquí a meterme con ella, vengo a hablar de la frasecita de antes.

Primero, No Me Digas Como Usar Mi Twitter, o NMDCUMT, pero bueno, ese era el tema del artículo, así que vale.

Es que la frase es tan brutal que no sé ni por donde cogerla. Voy a refrasearla unas cuantas veces.

“No digas nada que no sea lo que se espera que digas.”

“Si eres famoso es porque das una falsa imagen de ti al mundo, procura no mostrar tu verdadero yo, que la cagas.”

“El objetivo de twitter es únicamente aumentar las ventas, nadie quiere ver a la persona real, sólo quieren más merchandising.”

“Tu cerebro es una democracia, no mandas tú, mandan los de fuera, no pienses nada políticamente incorrecto.”

“Bienvenido a 1984.”

Y ojo, que la frasecita dice “democracia” para que quede como algo bueno. PERO JODER, SI LA CUENTA DE TWITER ES TUYA, DI LO QUE QUIERAS, ME CAGO EN LA PUTA. Uf, perdón, que me pongo nervioso.

En serio, famosos del mundo, si queremos que tengais twitter es para conoceros mejor, pero a la persona, no a la imagen pública del famoso. No pasa nada por decir un par de cosas con las que no TODO el mundo esté de acuerdo. Nunca llueve a gusto de todos, por lo menos haced que en vuestro twitter llueva a vuestro gusto.

Cámara de fotos

febrero 8, 2011

Llevo alrededor de dos años amagando con comprarme una cámara de fotos. Y ya vale.

El caso es que he decidido que me voy a comprar una cámara, para reemplazar a mi Canon Ixus 60, una estupenda cámara en 2006, pero que cinco años después empieza a estar un pelín vieja. De hecho, mi principal queja es que no puedo ponerle tarjetas de más de 2GB, y en cuanto grabo algún vídeo se me llena rápido la cosa. Entre eso y que últimamente me atrae un tanto la fotografía, y quiero intentar hacer unos pinitos al respecto, he decidido que ya toca comprar esa cámara.

Mis condiciones son sencillas: que haga fotos bonitas y que no ocupe mucho. Vamos, no quiero una reflex del copón, ni nada así, quiero que me quepa en el bolsillo.

Ya estuve mirando, y la conclusión de mi busqueda era clara, una Panasonic Lumix LX3 era la candidata principal. Como ha pasado tanto tiempo, ya estamos en la siguiente generación, y parece que la Lumix LX5, la sucesora de la LX3, cumple muy bien con todo esto que yo le pido.

El caso es que andaba ya mirando para comprarla (398 euros en amazon), porque quiero tenerla para mis próximos viajes, y me he dicho: voy a preguntar a los lectores de mi blog, que son sabios, a ver si tienen una idea mejor, o algún consejo que darme.

PD: Geko, sí, la Finepix X100 es preciosa, pero 1000 euros por una cámara sin zoom me parece obsceno.

Garantizado

febrero 3, 2011

Este post es una queja de esas de rabieta tonta, aviso que no voy a aportar nada. Sigue leyendo bajo tu responsabilidad. No te garantizo entretenimiento.

Garantizar. Dar garantía. Afianzar lo estipulado. Asegurar y proteger contra algún riesgo o necesidad.

A la gente le gusta pedir garantías, pero amigos, la vida es dura. Veía un video, no sé ni de qué, donde una tía petarda (estudiante) decía que quería que le GARANTIZARAN que los estudiantes podrían conseguir empleo al terminar los estudios. A ver. Hija de puta. Quizá podamos (la sociedad) garantizarte que no se te negará la oportunidad de encontrar empleo. Vamos, que no te van a tirar de una entrevista de trabajo por mujer, por ser de Málaga o por ser judía. Pero sólo se puede llegar hasta ahí. Para verdaderamente conseguir un empleo, dependes nada más que de ti misma. Sí, el mundo es así, si no te encargas tú de partirte el lomo currando para ser mejor que los demás, nadie se va a encargar de eso. La sociedad no te va a dar NADA si tu no haces al menos el esfuerzo.

Lo mismito con la bella frase de “todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada”. Esto no se pone en práctica regalando casas. Se pone en práctica asegurandose de que hay suficientes casas para todos, y echando una manita a los que, a pesar de haberse deslomado trabajando, tienen que dormir debajo de un puente. Así tienes garantizado el acceso, ahora, si te dedicas a rascarte las pelotas y acabas durmiendo debajo de un puente, en lo que a mi respecta, TE JODES.

No sé, igual es que tengo hoy el día retrógrado, pero me parece que estaría bien tener en esta sociedad una obligación de hacer un mínimo de esfuerzo para tener derecho a que los demás arrimemos el hombro. Obviamente esto excluye a todos los que no pueden hacer el esfuerzo (discapacitados, etc).

Yo solo garantizo una cosa. Que la gente que no hace el esfuerzo no se va a llevar mi respeto, quizá sí mi dinero, pero no mi respeto. Hale, a cagar a la vía.

Caer en algo

febrero 1, 2011

En este post pretendo describir esa sensación de descubrir algo por ti mismo, el pensar algo y decir “aaaaaanda, claro, joder, ahora lo pillo”.

Anoche me pasó esto con una tontería (como suele pasar, supongo que las cosas importantes no es tan fácil “caer” en ellas). De repente, y sin venir a cuento, se encendió una lucecita en mi cerebro y dije: “aaaaaanda, la palabra “people” en inglés viene de “populus” en latín!”. Lo comprobé mirando en internet, y me quedé perplejo de no haber caido en esto antes. Pero así es la vida, y es bastante estupenda esa sensación de “aaaaaaaah, claaaaaaaaaaaaro!” que te entra al descubrir estas cosas. Como, por ejemplo, cuando te paras a pensar y descubres por ti mismo que las gotitas que se forman por fuera en la lata de coca cola es la humedad ambiente que se condensa. O cuando de repente de das cuenta de que los pepinillos son realmente pepinos pequeñitos en vinagre. O que “marino” en “azul marino” es del mar, marino como en el mar. O cuando descubres que Popeye es en realidad pop-eye en inglés, que es tuerto porque se le saltó un ojo (pop! ojo).

Este tipo de gilipolleces las descubres con el pasar de la vida, puede ser que se te ocurran a los seis años, puede ser que a los quince o a los treinta, y espero que a los sesenta se me sigan ocurriendo.

En qué tonterías habeis caido vosotros últimamente?