Archivos para noviembre 2008

De traje y corbata

noviembre 28, 2008

Yo tengo que ir todos los días de traje y corbata. Bueno, excepto el viernes, que es “casual friday” y me puedo quitar la corbata (pero no puedo ir en camiseta ni nada parecido, con lo que de casual tiene lo que yo de monja de clausura). Esto de por sí me da un tanto por saco, pero soy un hombre paciente y tranquilo, y lo llevo más o menos bien. Ya considero el traje como el mono de trabajo, sin más.

Pero llevar traje tiene ciertas ventajas. Yo tengo que viajar bastante, a ver proyectos por el mundo y a hablar con los que los hacen. Cuando viajas con traje, te fundes entre la masa de ejecutivos varios y la gente ya te cataloga rápidamente como tal. Esto implica un cierto extra de respeto que no te tendrían si fueras con vaqueros y una camiseta raída. Además implica una cierta confianza en tí, eres un señor de negocios, con cosas importantes que hacer. Esto te permite salirte con la tuya si haces cualquier cebollada. Si vas con traje y hablas educadamente, todo el mundo te tiene en consideración y te toma en serio. Te tratan mejor en las tiendas, te atienden más rápido, etc.

Por más que la gente diga que no, el juicio inmediato que hace todo el mundo cuando te ve, afecta directamente a las relaciones con esa persona. Si llevas traje, significa que tienes dinero para gastar, si llevas un chandal eres un cani que solo viene a dar por culo.

El recojonostiófano

noviembre 28, 2008

El recojonostiófano es lo más. Es la leche. Es el no va más. Es el recojonostiófano.

Este uso de la palabra me resulta natural, y es una palabra que en mi familia se ha usado de toda la vida. Pues busco en google y sólo una persona en la hsitoria de la humanidad ha escrito la palabra recojonostiófano en internet (en un comentario del 20minutos). Y no la conozco, de lo cual deduzco que no es que la palabra sea autóctona de mi familia.

Pienso que una palabra tan autodescriptiva y bella ha de tener más presencia en el mundo virtual. Asi que por la presente, declaro mi intención de usar la palabra recojonostiófano cada vez que pueda.

Una semana despues

noviembre 28, 2008

Hace una semana que soy blogger. Me estoy divirtiendo bastante, y empiezo a entender cosas que he oido por ahí, como el ego del blogger, y ese tipo de cosas, juas. Resulta que en una semana (de 5 días, porque el fin de semana yo no escribo, que hay que santificar las fiestas) llevo escritos 25 posts con este. Yo no se si se me acabará la cuerda pronto, y en 2 semanas me quedaré sin cosas que decir, pero de momento, parece que tengo mucha gilipollez que compartir.

También en esta semana he pensado un poco en los blogs como medio para compartir ideas que tiene uno. En este sentido, los blogs tienen ciertos problemas en mi opinión. Pienso que el principal problema es que hay que mantener un nivel de interés si se quiere tener un grupo de lectores fijos. La regularidad es importante. Si yo tengo una idea genial un día y escribo bazofia en general, no lo va a leer más que el despistado que pase por ahí. Yo soy regular como un reloj, como la mujer del anuncio de los all-bran. Produzco mierda consistentemente.

He visto también como van cambiando mis opiniones con respecto a añadir links o videos de youtube a lo que escribo. Me he dado cuenta que a veces son importantes para ilustrar una idea. Aún así, me la sopla, yo soy más vago y no creo que ponga muchos más links o videos de los que pongo, pero constato este hecho aquí, para la posteridad.

En fin, Serafín, que yo voy a seguir como voy y a ver por donde me lleva la corriente.

Idiomas y personalidades

noviembre 27, 2008

Tengo una teoría sobre las interrelaciones entre el idioma que hablas y tu personalidad. Hay ciertas variaciones entre los idiomas que creo que son importantes para comprender la cultura asociada al idioma.
Unos ejemplos:
– En español tenemos la palabra “madrugar”, que no existe en otros idiomas. Para otras culturas, madrugar es simlpemente levantarse pronto, para los españoles es otra acción totalmente distinta.
– En francés no existe la palabra “barato”. Para los franceses, las cosas no son más baratas, son menos caras (moins cher). Esto es indicativo de lo pijos que son los franceses. En Francia no hay nada barato.
– Los ingleses tienen la palabra “shallow”, que significa poco profundo, que no tiene equivalente en español ni en francés. En español tenemos “superficial”, igual que en francés “superficiel”, pero no vale para decir “ese estanque es poco profundo”. No tengo una explicación graciosa para esto, pero seguro que la hay.

Seguro que como esto hay mil ejemplos más. Y estoy convencido de que estas cosas tienen un peso importante (aunque subconsciente) en la personalidad de la gente.

El contratenor

noviembre 27, 2008

Voy a escribir algún que otro post pedagógico, sobre cosas que considero que poca gente conoce y son interesantes (o a mi me resultan interesantes). Los escribiré sin mirar la wikipedia, que eso no se vale. Aprovechando la ocasión, voy a incumplir mi norma de ser monomedia, y poner un video. Las normas están para saltarselas.

¿Qué es un contratenor? En resumen, es un hombre que canta con voz de mujer. Y que tiene los huevos intactos, es decir, no es un castrato.

Como imagino que todo el mundo sabe, por la peli de Farinelli entre otras, antiguamente a los chavales que mejor cantaban les cortaban los huevos para que no cambiaran la voz, y mantuvieran esas bellas voces agudas. Los compositores obviamente componían para ellos, creando papeles masculinos con musica escrita como para que la cante una mujer. Luego, hacia el siglo XIX, empezó la gente a pensar que eso era una salvajada, y se dejó de hacer. Se conservan grabaciones del último castrato que hubo, de cuando era ya viejo, y da un poco de miedo.

Luego, ya en la segunda mitad del siglo XX, empezó a crearse una escuela de músicos que querían oir las cosas igual que sonaban cuando se compusieron. Hasta entonces, se tocaban las cosas con los instrumentos del momento, sin importarle a nadie si eso era lo que el compositor tenía en la cabeza cuando escribió la música. La música para clavecín de Bach se tocaba al piano, aunque Bach no hubiese visto un piano en su vida, porque no se había inventado. Pero claro, había unos papeles que eran personajes masculinos con voces de mujer (por ejemplo, Julio Cesar, en la opera del mismo nombre de Händel), y no se sabía muy bien qué hacer con eso. Aquí aparecieron los contratenores.

Los contratenores cantan en falsetto, cosa que todos los hombres pueden hacer, pero los contratenores se centran en esta manera de cantar exclusivamente. El mundo del contratenor ha tenido un boom increible: en los últimos 10 años han pasado de ser una rareza a ser lo normal en cualquier concierto de música barroca.

A mi me encantan los contratenores, logran un ambiente que una mujer sencillamente no puede, porque es música pensada para que la cante un hombre. A ver qué opinais vosotros (si hay alguien ahí todavía) de como suena un contratenor.

Os dejo con uno de los mejores, Philippe Jaroussky, un chaval francés que vale su peso en oro, cantando “Fra le procelle”, en el papel de Lucio, de la opera Tito Manlio de Vivaldi:

Thanksgiving

noviembre 27, 2008

Hoy es el día de acción de gracias para los americanos, el cuarto jueves de noviembre. Thanksgiving es una fiesta de la cosecha, basicamente. De origenes inciertos, porque días en el que unos cuantos colonos dijeros “Gracias a dios que no nos hemos matao” ha habido muchos. Actualmente es un dia para que los americanos se pongan hasta las trancas de pavo y se vayan al dia siguiente a comprar los regalos de navidad (Black Friday).

Me resulta admirable la capacidad de los americanos para crear tradiciones. Es la ventaja de ser un país tan joven, que cualquier cosa que hagas un par de veces en un dia fijo del año, se convierte en tradición, porque el significado de “antigüedad” en estados unidos es equivalente a “pasado de moda” en Europa.

Flexibilidad de horarios

noviembre 26, 2008

Yo trabajo en el Banco Europeo de Inversiones, una institución europea, en Luxemburgo. Antes de esto fui becario en la escuela de caminos, y aparte de trabajar los veranos como profesor de estadística, eso es todo lo que he hecho laboralmente.

Trabajo 8 horas al día, sin incluir la hora de comer. Eso sí, puedo repartir como me salga de las pelotas, mientras a fin de mes tenga el numero de horas que tenga que tener (+-10). La única limitación que tengo es que no puedo fumarme un día entero de curro. Considero que esto es una bendición. El poder pasar del despertador sin agobios vale millones. “Buf, hoy tengo sueño, ya iré a trabajar a las 10 o las 11.” La manía española de tener que hacer horas en el curro, llegar antes que el jefe e irse despues, y ese tipo de tonterías me parece que son un desmoralizador tremendo y no logra más que dar por culo.

Cuando sea jefe (de algo) voy a promover la libertad total de horarios.