Lo que no te cuentan de adoptar un perro

El amigo @deploreibol ha escrito un post entitulado “Lo que no te cuentan de tener un perro”, que está muy bien y te cuenta algunas cosas importantes que se te pueden pasar desapercibidas si nunca has tenido un perro. También dice que recomienda adoptar perros, y yo quería contaros mi postura de por qué no recomiendo adoptar perros.

Primero, y antes de que me etiquetéis de asesino hijodeputa, quería decir que yo he tenido un perro adoptado durante casi toda mi vida, y muy felizmente. Un buen perro, con sus defectos, como todos, pero un buen perro. Tuve bastante suerte. Pero también conozco casos de mala suerte y de sufrimiento al adoptar perros.

Es importante darse cuenta de la cantidad de cosas que un perro necesita haber hecho antes de cumplir seis meses. Si quieres un perro sociable y cariñoso, es esencial que el perro haya socializado bien con otros perros y muchos humanos antes de los seis meses. Ahí se forma el carácter del perro, y aprender a socializar después es muy dificil. Los perros crecen muy deprisa, y por eso es tan importante esa etapa. En los primeros seis meses de un perro se cubren las mismas cosas que en los primeros diez años de un niño. Si a un niño le atas a la pata de una cama sus primeros diez años de vida, vas a tener un niño psicologicamente muy estropeado para el resto de su vida. Pasa igual con un perro.

Es por esto que adoptar un perro es una lotería. No sabes de donde viene el perro, ni cómo ha pasado sus primeros años. Casi con certeza vendrá con problemas de salud, porque probablemente ni esté vacunado ni desparasitado ni nada similar. Así que partes de un perro quizá ya torcido de por vida, en cosas que uno no puede ver a primera vista. Os pondré un par de ejemplos.

Una tía mía ha tenido varios perros adoptados, con diferentes niveles de suerte. Tuvo una que fue un encanto, aunque (sorpresa sorpresa) estaba preñada cuando la adoptó, así que sin saberlo adoptó a seis cachorros extra. No fue un problema aparte de que tuvo que gastarse la pasta en sacar adelante a esos cachorros y repartirlos como pudo entre amigos, conocidos y desconocidos. Tras la muerte de esa perrita, se presentó otra perrilla que adoptó. Esta perra, que era un encanto con las personas, resultó ser un desastre. Tenía una ansiedad de separación tremenda y le destrozaba la casa cada vez que se quedaba sola. Aparte, tenía displasia de caderas y sufría bastante. Tuvo que acabar deshaciéndose de la perra porque estaba destrozándole la casa y aquello no mejoraba de ninguna manera. Esto le costó casi una depresión, porque uno hace lazos con su perro, y no es fácil quitarselo de en medio y no sentirse mal. Tras un tiempo, se cruzó con otro perro, un teckel muy mono y muy majo, que era un cachorrillo. El perro al crecer ha resultado ser un peligro, ya que nunca jugó lo suficiente con otros perros y no tiene inhibición del mordisco. Tampoco está bien socializado con lo que no sabe comportarse alrededor de otros perros y se pelea con cualquiera que pasa a su lado. Mi tía aún tiene el perro, pero le amarga la vida más que le hace feliz.

Si uno compra un perro de un criador que sabe lo que está haciendo se asegura de muchas cosas. Se asegura de comprar un perro sano y cuidado, un perro sociable (mi perra pasó sus tres primeros meses en una casa con cinco hermanos perros y seis perros adultos), y un perro equilibrado. Por supuesto hablo de un buen criador, no de comprar un perro en una tienda de mascotas.

Sí, cuesta dinero, pero uno ahorra en veterinarios y en sufrimiento. A la larga cuesta menos que un perro regalado.

Me diréis “pero qué hay de los pobres perros abandonados”. Y lo entiendo. A mi tampoco me gusta ver perros abandonados que sufren, y me parece admirable que alguien los rescate y los críe. Pero no puedo recomendar a nadie que lo haga. Porque al final, cuando uno se hace con un perro es para disfrutar de tener perro, y el coste de que te salga un perro tarado y con problemas es muy alto, en euros y en disgustos. Y eso es un riesgo demasiado alto para mi. Sobre todo los disgustos, porque el dinero viene y va, pero la angustia se queda. Quizá es una postura egoísta, pero como lo digo lo siento.

Actualización: leerlos el comentario de Sadie más abajo, que es exactamente lo que quiero transmitir.

Explore posts in the same categories: Uncategorized

8 comentarios en “Lo que no te cuentan de adoptar un perro”


  1. […] La adopción de un perro puede traer consigo complicaciones que no deben tomarse a la ligera. En un artículo de su blog en respuesta a éste, el amigo @Aloisiusblog pone negro sobre blanco algunos de estos potenciales […]

  2. Carmen Says:

    […] Porque al final, cuando uno se hace con un perro es para disfrutar de tener perro, […]

    Igual ese es tu punto de vista y otras personas cuando se hacen/ nos hacemos con un perro es porque nos hace ilusión la convivencia a su lado, su compañía y cuidado en las duras y en las maduras ;)

  3. Aloisius Says:

    Carmen, eso es exactamente lo que quiero decir con “disfrutar de tener perro”. Es decir, nadie se hace con un perro con intención de sufrir. Igual que al casarte dices que en la salud y en la enfermedad, pero no te casas para cuidar enfermos, te casas para disfrutar de tu pareja.

  4. Sadie Says:

    Tengo a una perra que adopté de una protectora con 3 meses, por lo que aún era rescatable, y de hecho, desde allí me aseguraron que había sido rehabilitada (había sido maltratada y abandonada) y socializada, así como me la entregaron lavada, desparasitada y con chip. Yo tenía muy claro que egoístamente no iba a adoptar un perro mayor de 1 año porque no me veo con el la dedicación como para rehabilitarlo, pero sí quería darle la oportunidad a un cachorro joven antes que comprarlo.

    Pues bueno, a pesar de que es una perra en la que se ha invertido mucho, tanto en atenciones (sacarla cada día a un parque distinto, aparte de 3 veces más para que haga sus necesidades, dejarla que olfatee y explote, que socialice y juegue con otros perros, que haga ejercicio, llevarla a la montaña) como económicamente (veterinaria, vacunas, esterilización, pienso de lujo importado de Canadá, hasta 4 educadores distintos) es una perra que está dando demasiados problemas.

    Lo primero fue la ansiedad de separación, que yo no sé como será en el caso de tu tía, pero en esta perra, simplemente no remite, pese a que lo hemos intentado todo: dejarla por breves espacios, ignorándola antes y después, felicitarla si ha permanecido calmada, dejarle juguetes que la estimulen cognitivamente. Tiene su propia habitación, a la que tuvimos que ponerle un pestillo por fuera porque abría la puerta, así como las puertas del resto de la casa, y destrozaba todo (hablamos de una perra de tamaño de 35kg) Y cuando hablo de destrozar no es que muerda una zapatilla, es que se suba a la encimera donde dejamos el cubo de basura, lo reviente y se lo coma, que tire sillas, que haga agujeros en la pared escarbando con uñas y dientes. Una perra que como máximo se la ha dejado 2 horas sola, controlando los intérvalos. En las últimas veces, hizo saltar el pestillo, astillando la puerta. Pues tras un año de batallas, la dejamos en su transportín, máximo 2 horas. Pero claro, no tenemos vida más allá de eso, porque no podemos estar pagando paseadores o canguros si queremos marcharnos 3, 4 o 5 horas.

    Lo último, y más grave, es que al alcanzar la pubertad, empezó a mostrarse dominante con otras hembras que también lo eran. Estábamos obligados a esterilizarla (normas de la protectora) y nos aseguraron que remitiría. Mentira. Tres educadores distintos me han corroborado que esterilizar a una hembra dominante sirve para que redirija su dominancia a perros más débiles, o cachorros. Pues mi perra ya ha marcado a varios, y no saben darme ninguna solución: nada en su lenguaje corporal hace anticipar que pasa de la alegría a la hostilidad, y la sola envergadura de mi perra basta para que al ponerse encima del cachorro y ladrarle le haga daño, es muy difícil reducirla físicamente, he dejado de ir a pipicanes, y me temo que acabará yendo con bozal y toda su socialización habrá sido en vano. Yo ahora estoy embarazada y ya me han dicho que su dominancia se hará extensible a mi bebé: no puedo permitirlo, obviamente, o me veo con mi hijo muerto. Pero en mi ciudad no hay entrenadores que puedan exponerla en una situación controlada a cachorros para que se vaya reeducando y aprenda a tratarlos con respeto. ¿Viajar en transporte público o en tren a otra ciudad? Por dimensiones, mi perra está vetada.

    Con todo este discurso quiero, simplemente, darte la razón. Como digo, no sé como será en otros casos, pero a mí, con esta perra, se me ha ido no ya mi tiempo y mi dinero, sino la ilusión y la paz. La queremos demasiado, si no no nos hubiéramos esforzado tanto, pero todos me remiten a lo mismo: debió de sufrir un maltrato y un abandono tremendos en sus tres primeros meses que le ha dejado secuelas de por vida, y por tamaño, es una perra potencialmente peligrosa. Llevamos casi dos años con ella, yo trabajo desde casa y soy quien se encarga principalmente de ella, me siento culpable, fracasada, e impotente. Pero si no mejora antes de que de a luz, tendrá que encargarse otra persona, o deberá ser sacrificada. Una cosa es estar a las buenas y a las malas, y otra que intoxique toda tu vida.

  5. Aloisius Says:

    Sadie, muy dura historia la que cuentas, te deseo que termine bien, aunque, siendo sincero, parece difícil. Exactamente son las historias como la tuya las que me hacen no recomendar adoptar un perro. Como ya habrás visto, uno invierte un montón en un perro, emocionalmente es mucho más de lo que parece. Y si las cosas salen mal, uno se siente fatal. Yo no creo que tengas culpa de nada, por lo que cuentas has hecho las cosas bien, y sólo has tenido mala suerte en la lotería que es adoptar un perro. Espero que el que pase por aquí y lea mi post lea también tu comentario, porque es exactamente eso lo que pretendía transmitir con el post.

  6. Montse Romero Says:

    Aloisius, la historia de Sadie, con ser terrible, no me parece adecuada para ilustrar tu consejo sobre comprar en vez de adoptar (por mucho que especifiques lo del criador autorizado, etc…) y te digo el porqué: verás, hay algo que se llama Casa de Acogida, gracias a cuyo trabajo la persona que está pensando en salvar la vida de un animal abandonado en una perrera, tirado en la calle o sobreviviendo en un refugio puede hacerlo con plena confianza de que ese animal va a ser, prácticamente, lo que se espera de él. Y eso es posible porque allí ya han visto cómo se desenvuelve el animal en el ambiente doméstico, cómo se comporta con otros congéneres, o con otros individuos de distinta especie -niños incluidos- si es ruidoso o no se le conoce aún la voz, si necesita una maratón diaria para estirar las piernas o es un perro-manta, si pasea bien o tira de la correa, si tiene miedos y a qué y hasta si ronca por las noches. Es decir, que salvo por matices de cada relación, uno puede darle -y darse- una oportunidad con un desgraciadillo de esos sin jugarse su estabilidad física y psíquica. Así pues, yo sigo decantándome de todas, todas, por la adopción, o directa, o pasada por el filtro de una de esas benditas casas que así podrán, en cuanto tú adoptes a su acogido, darle una oportunidad a otro que también lo necesite. Y es que mientras haya animales abandonados y condenados sin hogar, me parece y me seguirá pareciendo siempre una aberración fomentar la llegada al mundo de otros, por mucho que el mundo al que éstos lleguen esté lleno de medallas y de diplomas.

  7. fusionpt Says:

    Un perro da trabajo educarlo. Eso de que un perro adulto no aprende y que socializarlo tiene que ser antes de los 6 meses es una tontería. Lo que pasa es que da mas trabajo ya que un perro adulto y además adoptada tiene que aprender a desaprender y eso cuesta.
    Ahora, decir que no recomiendas adoptar un perro, no me parece lo correcto. Igual que tu has tenido una mala experiencia con un perro adoptado otros la han tenido con un comprado cuando tenia 2 meses.

  8. Tralalá Says:

    ¿Cuántos perros de raza y pedigrí, comprados desde cachorros, conocemos que acaban siendo unos auténticos monstruitos que muerden a perros, niños, incluso a los propios dueños? Me viene a la cabeza Argos, un caniche neurótico que tenía en jaque a toda su casa.
    Efectivamente, no creo que marque la diferencia adoptarlo o comprarlo, sino el carácter del bicho y el carácter del dueño. Hay que conocer los límites de uno y si quieres un bebé, mejor no te compres un perro con carácter porque terminará siendo un horror. Perros facilitos para los primerizos y mejor dejar a los espabilados a dueños con experiencia.
    Luego siempre puede haber historias tristes como la de Sadie, pero creo que de verdad es independiente del lugar de procedencia del chucho. Yo tuve una perra maravillosa, pero que era una auténtica hija de puta con las perras, se crió en el campo y no entendía muy bien lo de compartir el parque en la ciudad. Una putada, pero es lo que había, a apechugar. Jamás pasó nada fuera de los gruñidos y revuelcos en el parque, no fue agresiva con ninguna persona jamás de los jamases. “¿Es macho o hembra?” era mi frase constante al pisar la calle. Y a tirar de la perra cuando se le ponían ojos de asesina al divisar una hembra en la lontananza. No conseguimos quitarle ese feo hábito, era superior a ella. La volvería a tener mil veces, a pesar de los pesares, porque lo compensaba de sobra.
    Que historias de perros mansos y maravillosos rescatados, incluso ya mayores, que se muestran mucho más agradecidos que los cachorros porque han conocido lo que es la vida jodida de verdad y son conscientes de su suerte, también hay a mansalva. Eso quería decir.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: