Archivo para septiembre 2009

Una historia de gangsters

septiembre 30, 2009

Hoy voy a contaros una historieta que me pasó hace un par de veranos cuando estuve en Chicago con mi señora y su family.

Era una tarde cualquiera, y estabamos en casa de la tia de mi señora, que vive en Oak Park, un barrio residencial de Chicago. Era una tarde de pasar en familia, estaban allí tios, tias, primos y primas de mi señora. Muy entretenido. El caso es que estaba yo de charleta con mi cuñaaaaaoooo y se me acercó uno de los tios de mi señora. Me pidió que le acercara a su casa un poco más tarde, que tenía una cosa que hacer, y que en transporte público tardaba un montón, que si ibamos con el coche era ir y volver. Yo, como no, dije que encantado y ningún problema. Cuando se lo dije a mi señora, me dijo que igual no era tan buena idea, pero bueno, que ya, que lo hiciera. Resulta que este tio es conocido por todos (menos por mi) como el típico liante. De joven era un pandillero (vamos, un gangster en su acepción original), y todavía le quedaba bastante de esa personalidad, aparte de tres agujeros de bala en el torso.

El caso es que a eso de las 10 de la noche, cogemos el petate y tiramos para su casa. La primera noticia es que el tipo vivia en la otra punta de Chicago, que sin tráfico es poco más de media hora. Bueno, tampoco tengo prisa, y así veo el downtown de Chicago de noche. La siguiente noticia es que a lo que ibamos era a ver a un tio que le debía dinero, y que le había dicho que esa noche le iba a dar un cheque por 100$. Raro que te cagas, pero bueno, yo como si nada. El caso es que segun estamos llegando a la zona, tras una llamada de teléfono, resulta que el tipo aún tardará media horita en llegar. Bueno. Pero como el tio de mi señora no quiere perder el tiempo, me dice que tiene que subir a casa de una señora a arreglarle el ordenador (se dedica a hacer chapucillas informáticas). No problem. Aparcamos, y digo: “Sube tú, yo te espero en el coche”. Me mira sorprendido y me dice: “Estás loco? No te puedes quedar solo en el coche en esta zona de noche, te matarían!!”. What the fuck. Ahí ya dejo de estar tan calmado, pero al menos voy con este señor, que se ve que conoce el terreno. Lo malo es que ahora estoy aún más blanco de lo que soy normalmente.

Subimos a casa de esta señora, yo espero sentado pacientemente mientras este señor se tira una buena media hora con el ordenador y charlando con la señora, una negra de unos cuarenta años que tiene todo el piso decorado en plan “motherland”, todo africano. Tras este ratito, bajamos, otra llamadita, el deudor está llegando. aparcamos y esperamos en una esquina. Por allí viene, son dos, un negro de unos cincuentaytantos, bajito, como 1’60 y desdentado, acompañado de otro negro de veintitantos y como 2 metros, disfrazado de rapero. Les saludamos, “Hey, que tal”. La respuesta, tajante: “Yo no hablo en la calle”, sin pararse ni frenar el paso. Como si estuvieramos en medio de la Isla Nublar en Parque Jurásico, parece que puede haber velocirraptores acechando, lo mejor es encontrar cobijo cuanto antes. Le seguimos hasta un edificio que está ahí al lado. Entramos, y es como los bloques de pisos viejos y corroidos que salen en las pelis y en CSI. Nos metemos en el ascensor, uno de esos con una verja que se cierra manualmente. Nos presentan, este señor resulta que es bajista en el grupito que tiene el tio de mi señora (que toca la batería). El negro grandote es “un amigo”, y punto. Llegamos al piso en cuestión, y abre la puerta una señora negra que grita mucho y le dice al señor bajista que donde ha estado. El tio la manda al carajo sin pestañear, que no de por culo que hay visita. Aprovecha para enseñarnos su bajo nuevo, un Warwick de cinco cuerdas chulo que te cagas, y nos da el tan ansiado cheque.

Y ya, cheque en mano, volvemos para casa. La jugada nos ha llevado dos horas largas, y cuando llegamos, todos se cachondean de mi porque me he dejado liar por el liante. Yo sonrio y doy gracias a dios y toda la corte celeste de estar vivo. Eso sí, he catado el Chicago de verdad. Y no es que sea como las películas, las películas ahora me parece que lo pintan todo muy rosa.

Críticas blogueras I: Cosas Poposas

septiembre 29, 2009

Si a Tuituza les funcionó, por qué a mi no? He decidido hacer algun que otro post comentando algún que otro blog. Simplemente por dar por saco. Hoy voy a hablar un poco de Cosas Poposas.

Es un blog nuevito (al menos en esta reencarnación, que es la que nos interesa). Yo lo he leido un poco, principalmente porque escribe Harad. Pero no sólo él, son cuatro bloggers cuatro. Por aquello de poner nombres, son el ya citado Harad, Misslila, Glztt y una tal Sara. Vamos, cuatro adolescentes recién salidos del instituto, o todavía en él. Niñatos, hablando en plata.

El conceto del blog es que es un poco blog/conversación. Hacen posts a medias, donde cada uno escribe un trocito, y es un poco como un comentario integrado. Por desgracia, este concepto tan cojonudo lo aprovechan poquísimo, y es una pena. Al final es más bien que cada uno escribe algunos posts, con uno o dos comentarios de otro de ellos.

Y sobre qué escriben? Pues como casi todos los blogs sin rumbo fijo, como este, de todo un poco. Parece (por mis observaciones sobre el terreno) que cada uno de los bloggers tiene una cierta temática. Sara escribe de amores y desamores, glztt hace listas de estas de las graciosas, Harad escribe sesudos posts sobre cosas intrascendentes, y Misslila… bueno, Misslila sólo ha escrito un post. Pero bueno, es entretenido. La calidad va variando, aunque es dificil decir si es bueno o malo con un espacio muestral de diez posts. Yo le veo futuro, sobretodo si aprovechan los posts/conversación y no se queda en un blog en el que cuatro niñatos escriben posts por separado.

Como puntos particularmente buenos diré que las listas en vez de guiones, puntos o abecés, tienen abecés en arameo, que siempre entretiene. Y tienen un modo de visualización del blog en formato “party hard like it’s 1990!!!” que es brillante, me dan ganas de dejarlo siempre puesto.

Así que nada, si no teneis nada mejor que hacer, ir para allá y echarle un ojo, y dejais un comentario o dos de mi parte, a ver si saco tajada de su adsense o algo.

Edit: Se me olvidaba indicar una de las cosas un poco irritantes del blog. El claro abuso de las cosas tachadas sin tachar.

Lista de la compra

septiembre 28, 2009

Paso a reproducir, punto por punto, la lista de la compra que me hizo mi señora el sábado. Prácticamente todos los items son una “inside joke”. Esto es lo que pasa cuando llevas muchos años de convivencia. Y me encanta.

– Coca light lata
– Leche
– Malacatón (x2 u.)
– Mangsana (x2 u.)
– Mandrina (x8 u.)
– Nata Luxlait (x500 ml)
– Rayeited queso
– Ceboide (3 u.)
– Lignito de Andorra (>2 tm.)
– Tomaccos

Punchuline is back!

septiembre 25, 2009

El Punchuline en cuestión, para que podais dedicar el fin de semana a pensar uno bueno. Lucíos!

“…y desde entonces, cuando veo un negro, me da el tic.”

JAJAJajaja, ja, ja, heh, hm, ay.

Verlo venir

septiembre 25, 2009

El señor Harad se ha quejado repetidas veces de que él no conoce a nadie “importante” y yo sí. Es curioso, porque todos los “famosos” que conozco, les conocí antes de que lo fueran. Porque resulta que la gente normal se hace famosa. Pero tarda un rato. Por eso, con 16 años no lo sabía, pero conocía a futuros famosos.

Y no es que me guste fardar del tema, que alguien que conocías haya llegado a algo en la vida es una casualidad, o como mucho, un buen trabajo por parte de un amigo. Pero siempre da como buen rollito el pensar: “hay que ver, y yo a este le daba collejas en el colegio”.

Hay gente a la que se la ve venir. Por ejemplo, mi amigo el baloncestista, recientemente campeón del Eurobasket, era uno de los que le veias venir. Un tipo que era un crack en el baloncesto desde sexto de EGB, y que no hacía más que ganar, se le veia futuro. Barrancas era el típico niño gracioso, el que contaba los chistes y hacía de reir a todo el mundo. Pero hay una a la que no la hubiera visto venir en un millón de años.

A quien me refiero es a una chica que estudiaba alemán conmigo durante siete años, esta chica. Era una chica tímida y que hablaba siempre bajito. Si alguien me hubiera dicho hace 15 años que esa chica iba a ser actriz, hubiera dicho que ni de coña. Los últimos años que estuve con ella en clase, se apuntó a clases de dicción y de interpretación, y me pareció rarísimo. Pero ya ves, un par de años despues la vimos de secundaria en Compañeros mientras cenábamos y mi hermana y yo alucinamos. Y más que ibamos a alucinar.

Así que si quieres conocer a alguien famoso, espera a que alguien que conozcas se haga famoso. Es lo más práctico.

Penita de los googlers

septiembre 23, 2009

Me gusta dar un cierto servicio con este blog. Ya sea entreteniendo un par de minutos a alguien, provocando un poco el pensamiento, o enseñando a alguien algo que quería saber. Prefiero que el blog tenga una utilidad. Que la gente se alegre de haber venido. Por eso me dan penita los googlers.

No quiero hacer de esto la típica lista de frases graciosas por las que llega la gente a este blog. Sobre todo porque no son particularmente graciosas. A algunas sé que les estoy dando un servicio, como la gente que llega buscando información sobre el corneto. Esa gente se va habiendo encontrado lo que busca. El que llega buscando “aloisius”, también, me ha encontrado, perfecto. Hay otro gran montón de gente que llega buscando “ejemplos de principios morales“, y esos igual no encuentran exactamente lo que buscaban, pero se llevan un interesante post, sobre el tema que les interesa. Pero hay un gran colectivo que se va de manos vacias, o peor.

Son los que llegan buscando “tipos de árboles“. Y son muchos, es la segunda búsqueda más comun para llegar a este blog, después de “aloisius”. En fin, no se puede ser perfecto.

Con extra de vacaciones, por favor.

septiembre 23, 2009

Hoy es un gran dia. Me he enterado que a partir del mes que viene hay un cambio en la política del banco sobre la flexibilidad en los horarios que es una bueníiiisima noticia.

Para explicaros lo grandioso de la noticia, primero tengo que explicaros lo que es un “flexi”. Un flexi es tomarse libre una mañana o una tarde, pero sin dejar de hacer las horas de trabajo que corresponden. Es decir, me puedo ir a casa el viernes a la hora de comer, pero sigo teniendo que hacer 40 horas a la semana. Y eso lo puedo hacer cuatro veces al mes, en cuatro tardes o mañanas. Eso si, no vale cogerse la mañana y la tarde de un día y “fabricar” un dia de vacaciones. Bueno, no valía. Hasta ahora. Ahora puedes crear dos dias de “vacaciones virtuales” al mes, a cambio de trabajar esas 16 horas en otro momento. Teniendo en cuenta que aquí echa horas extras hasta el tato, esto equivale en la práctica a 24 días más de vacaciones al año, repartidos en dos al mes.

Acabo de ganar dos fines de semana largos al mes. Brillante.