La democracia en momentos de crisis

Hoy quería yo contar un poco una idea que me ronda la cabeza. La democracia es ese invento que siempre se dice que es el peor de los sistemas de gobierno, exceptuando a todos los demás. Quería hoy ver cómo funciona este sistema en tiempos de crisis.

Haré un simil: imaginemos que la crisis es una enfermedad, y el gobierno es el médico que tiene que curarnos. El problema que tenemos si el enfermo elige al médico es un conflicto de intereses. Supongamos que el médico no cobra si no es elegido. En ese caso, el médico tratará de convencer al enfermo de que le puede curar haciéndole poco daño, y sin efectos secundarios. Quizá en realidad no pueda, quizá sea una exageración. El enfermo, obviamente, elegirá al médico que le prometa curarle de la manera más agradable posible. Suponiendo que en general el enfermo no sabe muy bien cómo se cura su enfermedad, el conflicto es obvio. Ningún médico saldrá elegido si dice que el enfermo necesita quimioterapia y pasar un año de perros. Si un médico promete curar el cáncer con un caramelo de menta, el enfermo elegirá a ese médico.

En general, creo que ese es el mayor defecto de la democracia. Mientras vienen bien dadas, es todo muy fácil, todo el mundo está de acuerdo en subir las pensiones y construir carreteras. Cuando hay que tomar decisiones difíciles es cuando la democracia falla como concepto. Quizá para curar esa enfermedad hay que tomar unos medicamentos que nos estropearán el hígado. Probablemente el hígado vote en contra de eso, y con él muchas otras partes, nadie quiere joder el hígado!

Puede que la democracia necesite una cláusula de salida en caso de emergencia. Sí, esa es la puerta por la que se cuelan las dictaduras, sí. Pero a veces hace falta una mano que no dude, una mano que no tome decisiones pensando en qué opinará el paciente, sino que las tome por el paciente. El despotismo ilustrado de “todo por el pueblo pero sin el pueblo” brilla en este terreno. El problema, como siempre, es asegurar la honradez de los jefes de estado si no tienen que rendir cuentas de lo que hacen al pueblo. Pero total, en la democracia tampoco estamos logrando esta honradez, así que de perdidos al río, digo yo.

Digo yo.

Explore posts in the same categories: Uncategorized

8 comentarios en “La democracia en momentos de crisis”

  1. nestavazquez Says:

    Oposiciones cada X años (4 o los que sean) para gobernante de cualquier tipo, con exigencias altas en cuanto a estudios y conocimientos políticos, unos grandes sueldos para atraer a los mejores profesionales y que las decisiones se tomen para gestionar lo mejor posible la “empresa” que es un país, independientemente de la opinión pública.

    Es lo único que se me ocurre.

  2. ElGekoNegro Says:

    Cuando hay elecciones en Luxemburgo, ¿cómo lo hacéis? ¿Vais todos al mismo colegio electoral?, ¿cabéis en una sola clase? Porque, bueno, el escrutinio de los botos será rápido, rollo, «Fulanito ha votado al Partido ABC, que le he visto».

    Tontás que se me ocurren.

    Sobre tu idea, bueno, ni es popular ni es populista, así que se quedará en idea.

  3. mortiziia Says:

    Yo digo lo mismo. Con la diferencia de que yo lo digo en tiempos de crisis y en tiempos de bonanza.


  4. Así terminó la república romana.
    Que conste que me gustaría comparar el nivel de los ministros en sus temas. Siempre es preferible cogerte a ti como ministro de obras públicas que sabes de obras y de como pagarlas (o eso dices) a un tipo sin estudios.
    Creo que tenemos gobernantes muy mal preparados (así de primeras Rajoy no sabe inglés)
    Creo que en la democracia hay un paso intermedio que en España no he visto.


  5. El enfermo es habitualmente tonto.

    Recuerdos de parte de mi hígado.

  6. Peibol Says:

    El voluntarioso Lehendakari actual , Patxi Lopez, dejo la carrera de Ingeniera sin acabar a los, atencion, 28años!!!!! para dedicarse a la poitica… donde le ha ido mucho mejor…

    Un tipo brillante, sin lugar a dudas…

  7. Aloisius Says:

    Devuelta, el enfermo no es necesariamente tonto, pero de media el enfermo es como el ciudadano medio. Es decir, tonto, o al menos no capaz de decidir su tratamiento, porque tampoco comprende muy bien su enfermedad.

    Un besito a tu hígado, que no le quieres nada.

  8. misslila Says:

    ¿No sería mejor solución intentar que el enfermo comprendiese (entender de verdad, no sólo leer lo que dice la wikipedia, entender) su enfermedad? probablemente sea más complicado, pero a la larga mejor para todos… y muy utópico, también, pero tu idea, basándote en que el hipotético dictador hará el bien común pues… pues… eso, utopía everywhere, ¿no?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: