No soy un ladrón

Este fin de semana andaba yo con @LadyRugionaria en Valencia, tomando un café en un Café y Té, y las acciones de la camarera me hicieron plantearme (y comentar con la concurrencia) este post.

Los hechos: llegamos, nos sentamos, pedimos un café y un moka. Nos traen lo pedido y la cuenta. La camarera dice que si no me importa pagarlo ahora, porfavorgracias. Yo, tranquilamente, saco el dinero, y la camarera se queda de pie, pegada a la mesa, como vigilando. Yo entonces voy más y más despacio sacando el dinero, porque me jode que me atosiguen. Y la camarera se queda ahí, vigilando, y no se va hasta que los correspondientes eurillos están en el platito. Los coge y se los lleva.

No sé si esto es “lo normal” ahora. No me parece mal que te traigan la cuenta con los cafés, al fin y al cabo es lo más cómodo y rápido para todos, la cuenta queda pagada mientras consumes y luego te puedes ir cuando acabas el café. Pero lo de esperar a mi lado a que ponga el dinero, como si fuera a salir corriendo con el café, como si fuera un forajido que no puedes perder de vista porque a la que le des la espalda te va a dar una puñalada trapera, me jode. Me jode la presunción de culpabilidad.

Y le doy unas cuantas vueltas a la cabeza y pienso que es una actitud extendida en España. Estas navidades vi en un supermercado un paquete de chicles con una cajita con alarma. Y creo que si la gente no roba más es porque no puede, no porque no quiera. Pero esto solo va a peor.

Si a un niño le das la opción de hacer algo malo, pero le explicas que no hay que hacerlo, igual lo hace una o dos veces (y le castigas por ello), pero dejará de hacerlo. Si no le permites físicamente hacerlo, no aprenderá a no hacerlo. Si al niño en vez de explicarle que no se cruza en rojo, le sujetas por el pescuezo, el día que no le sujetes, ten por seguro que cruzará en rojo. Si se lo explicas, igual alguna vez lo hace, pero aprenderá que no se debe, esa vez le castigas, y entenderá por qué.

La sociedad española es en muchos aspectos ese niño malcriado. Si no tiramos botellas a los jugadores en el partido de futbol es porque nos cachean a la entrada. Noto que se va perdiendo la capacidad de ser responsable de la gente. Cada vez menos la gente hace lo correcto porque es lo correcto, y cada vez más lo hacen porque no les queda otra opción.

El problema resultante es que ahora, cuando la gente tiene la posibilidad de robar algo sin que le pillen, lo hará de inmediato. Si no ha robado antes es porque hasta los chicles llevaban alarma. Y esto solo lleva a una escalada de límites cada vez mayor, porque ahora, el día que quiten la alarma a los chicles, no quedará ni uno. No hay marcha atrás en estas cosas, solo se puede ir a más.

Pensamientos de domingo por la mañana.

Explore posts in the same categories: Uncategorized

9 comentarios en “No soy un ladrón”

  1. Bea Says:

    Te viene desde arriba. Te llevas la cuenta a la mesa y vuelves con la cuenta pagada SÍ O SÍ. Yo no lo entiendo como que es por si la persona se va sin pagar (que puede ser, pero la gran mayoría piden un café para tomárselo tranquilamente no para no sé… dejarlo ahí y salir corriendo agitando los brazos) si no porque si te vas y lo dejas se te va a olvidar a ti seguro, y al que está sentado en la mesa, puede. De esta forma dejas todo arreglado y como si el otro quiere estar cinco minutos o cinco horas.

    Yo lo que solía hacer es llevarme el trapito amarillo así, mientras esperaba a que la otra persona pagara hago otras cosas (y aprovechas tu salida de la barra) pero cuando está todo lleno no te queda más remedio que esperar (y encima, es cuando más probable es que se te olvide que tal o cual mesa tiene que pagarte todavía) y es super incómodo quedarte ahí. A veces mantienes una típica charla de ascensor mientras esperas y es más incómodo todavía. Y luego están los que se toman todo el tiempo del mundo en pagar y te dan ganas de estrellarles la bandeja en la cabeza (con cariño). Pero las hay más o menos espabiladas.

    La vez que menos espabilada fui fue una en la que una señora en la terraza me estaba comentado que a veces cuando ibas a pagar de esa forma, se quedaban unos tipos esperando a que sacaras el bolso para correr, quitarte la cartera de la mano y salir corriendo con ella. Y lo decía porque estaban unos tíos con esa idea detrás nuestra pero yo no relacionaba conceptos. Los tipos empezaron a preguntar si teníamos cambios y yo les decía que se fueran a preguntar adentro y tal. Pero seguía sin asumir que tanto ellos como yo estábamos esperando a que la señora abriera el bolso (que lo tenía agarradísimo).

    Resumiendo: esta bien que pongan alarmas en las botellas y detectores en las puertas porque luego contratan a cajeras tan inocentes como yo que se creen que realmente la abuelita puso los yogures en el bolso porque no le cabían en la mano y se le había olvidado pero lo de pagar la consumición no es sólo por eso.

  2. ElGekoNegro Says:

    Este fin de semana andaba yo con @LadyRugionaria[…]

    “Arrobaleidirugionaria”. ¿En serio? Troncolegui, que es tu novia.

    Y lo otro, nada, hemos de acabar con los niños. O algo así.

  3. monttse Says:

    Yo en esto pienso igual que tu, y tb igual que ElGeko

  4. Aloisius Says:

    Digo arrobaleidirugionaria para que me entendais, que sé que sois un poco paletos y si digo el nombre la mitad me va a preguntar que quién es esa. No te preocupes, que en la intimidad no la llamo con arroba.

  5. mortiziia Says:

    Aunque estoy de acuerdo con la reflexión posterior a la anécdota, he de decir que lo de esperar el camarero a que pagues la cuenta a tu lado es algo que he visto nada más que en Alemania. Y no solamente con cafés o cervezas en terrazas, también en restaurantes.

  6. Aloisius Says:

    Mortiziia, pero eso, normalmente, es cuando el camarero lleva una riñonerita con el cambio, y espera porque él es el que te va a dar el cambio, no espera a tu lado para coger el dinero y volverse a la caja. No? Al menos es lo que recuerdo yo haber visto. No sé, igual es lo normal en muchos otros sitios, pero a mi me resultó violento, quizá era la actitud de la tipa más que otra cosa.

  7. mortiziia Says:

    Ambas cosas. Algunos iban con riñonerita, otros cogían el dinero y regresaban detrás de la barra a cobrarte y traerte las vueltas. Esto es la norma que yo recuerdo, no la excepción. Al principio también me resultaba violento, luego le vi su lógica para establecimientos informales y muy frecuentados; si no pagas en el acto y el sitio se te llena, es más difícil tener un ojo encima de todos los clientes. Seguro que cualquiera que haya trabajado en hostelería nos podría estar contando historias de “simpas” hasta el 2024.

  8. julencin2000 Says:

    Cuando estuve en Praga y en Budapest nos cobraban así, y era de lo más agobiante xD

    Entiendo que lo hagan así si es un sitio en el que hayan sufrido simpas de manera sistemática. Y es una pena, porque efectivamente vamos -la sociedad- de Guatemala a Guatepeor.


  9. […] está, este trato no es el habitual. Como comentaba una vez Aloisius en uno de sus posts, en España hay cierta tendencia a tratarte como se trata a un forajido. Hay tendencia a poner […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: