Momento MacGyver

Era una noche como otra cualquiera. El simpático bloguero estaba entretenido tragándose episodios de The Wire uno tras otro, metido en el ambiente de the projects in Baltimore. Ya know, mah nigga. Suena la alarma del movil, lo cual quiere decir que la secadora está lista. Tendrá que bajar a por las cosas al cuarto de las lavadoras si quiere ir con calzoncillos a trabajar mañana. Sin pensarlo dos veces coge las llaves y sale (en pijama) a por la ropa.

Llama al ascensor mientras nota las llaves en su bolsillo. Un momento, estas llaves pesan demasiado poco… mierda, no son las llaves de casa, son las llaves de la casa de su madre en Madrid! La puerta se cierra lenta pero inexorablemente, el pobre hombre da un salto cual gacela, pero es tarde. La puerta se cierra en sus narices.

“De puta madre”, piensa el desdichado, “a ver que cojones hago”. Eh, no hay problema. Es un tipo previsor, y está preparado para este tipo de incidencias: tiene un set de llaves de repuesto en el buzón. También guarda un alambrito detrás de la lavadora para poder “pescar” esas llaves. No problemo, esto está bajo control. Como si esto fuera el Monkey island, baja a la lavadora, coge el alambrito, pesca las llaves con el alambrito, abre la puerta con las llaves. Fácil!

Se dirige al buzón. Mantiene la puerta interior del portal abierta. “No vaya a ser que no sea capaz de pescarlas y tenga que dormir en la calle, que hace frio y llueve”. Hace un ganchito con el alambre, y empieza la pesca. Joder, es que ni nota las llaves. trata de hacer fotos con el movil dentro del buzón, para guiarse, pero es inutil, no hay apenas luz y todo lo que consigue son unas fotos negras. Parece que los señores de Ikea han ido a atinar y han mandado el catálogo justo ahora, y las llaves están debajo. Cojonudo. Sale fuera, a por un palo más gordo para hacer palanca y tratar de mover el puto catálogo de Ikea. Tras diez o quince minutos de lucha, el pánico empieza a surgir. “Joooder, joder, joder, esto no va a funcionar”.

El caso es que puede tocar la cerradura por dentro metiendo la mano en el buzón, pero sin llave, no gira. Todos hemos visto las películas, las puertas se abren con una tarjeta de crédito y las cerraduras se abren con una ganzúa. “Venga”, piensa el pobre flipado, “vamos a ver si abro la cerradura del buzón con el alambrito”. Mete el alambrito en la cerradura mientras trata de girarla con la otra mano desde dentro del buzón. “Eh, ha girado un pelín!”. Un par de minutos más de forcejeo, y de repente, clic, buzón abierto. “Alucino pepinillos, no pensé que esto pudiera pasar, ni de coña”.

Tras media hora de susto, va a por la ropa y vuelve a casa, con la sensación de ser un crack, el hermano regordete de MacGyver.

Explore posts in the same categories: Uncategorized

9 comentarios en “Momento MacGyver”

  1. ElGekoNegro Says:

    Yo abrí un baño (de tías) con la hebilla de un reloj de pulsera. No tengo mucha fe en las cerraduras. Te copio la idea de dejar llaves en el buzón, es mejor que debajo del felpudo, el problema que veo a tu plan es que ese alambre podría haber desaparecido.

    Pero vamos, que mola.

  2. Bea Says:

    Ya lo dije por twitter, mi padre un día me puso a practicar delante de una puerta con una tarjeta porque era útil para la vida saber esas cosas. Y además, tiene una copia la vecina para cuando me quedo fuera (sip, soy la única que ha tenido que ir alguna que otra vez a pedir las llaves). En León me pasó ya dos veces, una de ellas tuvo que venir la casera desde su pueblo a abrirme la puerta. Igual debería plantearme también la del buzón o algo…

  3. Himliano Says:

    Te copio la idea de la “reserva” de llaves, pero la modificaré, que no me veo con el alambre la verdad.

    Por cierto, tal acción te ha dado +1 en sigilo y +3 en abrir cerraduras, menudo PJ te estás currando.

  4. ladyrugionaria Says:

    ¿De verdad hiciste fotos con el móvil?

    Lo único que le falta a la entrada para que sea de morirse de risa es que algún vecino te hubiera visto en aquellas guisas. Con todo, me he reído bastante leyendo tu aventura cerrajera.

  5. Aloha Says:

    No tengo buzón, pero me he visto en la pantalla de tu juego. Cardíaco vamos.

  6. Ellohir Says:

    Había oído mucho hablar de la poca fiabilidad de las cerraduras, pero abrirlas sin guía ni estudiar ni nada… Joder.

    En fin, supongo que es porque es un buzón y tampoco es que esas cosas sean el summun de la seguridad…

  7. Harad Says:

    «El simpático bloguero estaba entretenido tragándose episodios de The Wire uno tras otro» Te lo diiiiiiije Marciaaaaal.

    Me has recordado mucho a mí mismo, ojalá me hubiera pasado esto a mí (aunque ya me pasarán cosas peores). Y por lo tanto eres un crack.

  8. C.Murnau Says:

    Eres un crack, te felicito. El arte de abrir puertas con un objeto de plástico semirígido, deberíamos practicarlo todos, no para dar palos por ahí, o para dedicarnos a una profesión de futuro, pero eso de que te claven de 60 a 150 euros por abrirte la puerta en menos de 30 segundos por un olvido imbécil, como dejarse las llaves puestas…. bien merece aprender.

  9. monttse Says:

    Yo he abierto candados con orquillas de pelo, las negras de toda la vida. Y mi puerta con la tarjeta de ..credito no, la del starbucks o similares.

    Pero soy buena y sólo lo he hecho por causa de fuerza mayor y en mis candados o en mis puertas!

    … estoy pensando que con esto podría hacer una entrada en mi blog.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: