Un concierto aburrido

Este fin de semana he dado un par de conciertos con el coro. Curiosamente, han sido aburridos.

La música en si misma no estaba mal, era de hecho relativamente entretenida, piecitas corales de Mendelssohn, Brahms, Schumann y Rheinberger, música agradable. Pero el concierto fue pesado. Las razones fueron dos:

– Dos horas de concierto. A fuerza de hacer todas las repeticiones de cada canción, con todas las letras, al final salieron casi dos horas de concierto. De música que era toda bastante parecida en estilo.

– Un director soso. Un tipo joven, alemán, que no estaba acostumbrado a trabajar con un coro en el que las piezas salieran casi a primera vista. No era mal preparador coral, las notas salieron todas bien y en su sitio. Pero no interpretamos la música, la leimos.

Esta combinación tuvo como efecto que, al no tener un objetivo cantando más que dar las notas, mi cabeza se iba a pensar en otras cosas, como qué me iba a hacer de cena, o si tenía que comprar tomates. O en si debería escribir un post contando el concierto y cómo me había aburrido.

He de decir que el público quedó contento, lo cual no es un alivio. Yo voy a los conciertos a cantar con el corazón en la mano, a darlo todo, a tener y mostrar sentimientos. Los conciertos de este fin de semana fueron simplemente dar las notas, algunas forte, algunas piano, pero sin objetivo, sin expresar nada. Notas vacías. Bonitas de oir, probablemente, pero eso es todo.

Para mi, este es el problema de muchos coros (y orquestas) profesionales. Van al concierto, dan las notas muy bien dadas, y se vuelven a casa. Para mi, esto es una desgracia. Espero que en mi caso sea un efecto de un mal director y un programa soso, y que en el próximo concierto no me pase.

Explore posts in the same categories: Uncategorized

4 comentarios en “Un concierto aburrido”

  1. ElGekoNegro Says:

    Eso os pasa por no contratar batería ni contrabajo. Menudo conjunto de boogie de palo que debéis ser.

  2. Ellohir Says:

    Toda la razón del mundo, se nota mucho cuando un músico interpreta con emoción; y si es bueno todavía más.

  3. C.Murnau Says:

    Vaya, me parece imposible estar interpretando Brahms, pensando en debes o no comprar tomates, y hacer bien tu “trabajo”. Seguramente fuese un concierto de “entrenamiento”, llegarán más donde des lo máximo de tu arte.

  4. Lior Says:

    Por desgracia eso sucede en gran parte de las orquestas profesionales españolas. No en todas, pero sí en las más acomodaticias. Lástima.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: