Ukelele

Tras las pinceladas sobre las vacaciones del anterior post, voy a extenderme un poco más sobre algunas de las cosas que han pasado en estas vacaciones.

Fui acompañado de mi señora y otra pareja, compañeros de clase del instituto, y una gente con la que es muy fácil pasarlo bien. La clave del viaje fue mantener el espíritu de “por qué no?” con el que habíamos preparado el viaje (“Vamos a las islas frisias? – Por qué no?”). El primer día, en Gante, vimos una bonita tienda de música, con un montón de ukeleles en el escaparate. Al grito de “por qué no?”, nos hicimos con un ukelele para amenizar el viaje. Añadimos un par de kazoos al lote, para redondear. Fueron los 50 euros mejor gastados de los últimos tiempos.

Con las nociones básicas de ukelele que traía el otro energúmeno y un poquito de meditación, nos arrancamos a hacer musica en cinco minutos. Resulta que tocar el ukelele es como tocar la guitarra, pero en fácil.

El ukelele nos acompañó fielmente a todos lados. Tocamos el ukelele en la playa en Oostende, en La Haya, en todos los atascos que nos tragamos, en cada rato tonto que no había nada mejor que hacer.

Aparte de este acompañamiento musical, os voy a contar un par de cosas que me gustaron especialmente.

La primera es Texel, la primera de las famosas islas frisias. Un sitio tranquilo, tranquilísimo, estupendo para ver pájaros y para sentarse un rato en medio de la nada, alejado del mundanal ruido. Donde puedes oir a las ovejas comer a treinta metros de distancia. En Texel no hay nada que hacer, y ahí está la gracia.

La segunda cosa que más me ha gustado es Vermeer. Pintor barroco flamenco, de Delft para más señas, me ha dejado bastante alucinado. Yo no soy aficionado a la pintura, y entiendo más bien poco, pero por alguna razón, los cuadros de este tio me llaman mucho. Dicen que “pinta la luz”. Yo no sé si será eso, o qué, pero a mi me llega más que ningún otro pintor.

Otra cosa que me ha sorprendido ha sido el gran dique. Afsluitdijk. Una obra de ingeniería que riete tú del Puente de Brooklyn, del Empire State o de las Torres Petronas. Un dique de 30 kilómetros, que cuando estás en el centro, y te subes a una torrecita que hay, es como estar en una carretera en medio del océano, a un lado mar, al otro, mar, y cruzándolo, una carretera que va hasta más allá del horizonte.

También bastante flipante es el Puerto de Rotterdam. El puerto más grande de Europa, tres veces mayor que el puerto más grande de España (Algeciras). Un paseo en barco por el puerto te hace ver la cantidad de cosas que llegan ahí. Como ejemplo, unos barriles INMENSOS, como montañas, llenos de concentrado de zumo de naranja. Zumo como para surtir a media Europa.

Añadiré una visita curiosa, en Amsterdam, Our Lady in the Attic. Es la parte de arriba del museo Amstelkring, y claramente la más interesante. Es una iglesia escondida, de cuando estaba prohibido ser católico. Se montaron una iglesita en el ultimo piso de una casa, y es una cosa de lo más curioso que he visto.

Y como última cosa destacada, añadiré el Mauritshuis de La Haya. Un museo de lo más agradable, pequeñito, abarcable, en una casa de lo más chula, con cuadros que eran todos interesantes. Un museo así te permite verlo con calma y sin sentirte apabullado por la extensión, sin sentir que te dejas muchas cosas por ver.

Un viaje muy recomendable para jóvenes y viejos.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Uncategorized

8 comentarios en “Ukelele”

  1. Fi2 Says:

    Lo del ukelele me parece una de las ideas más geniales del mundo! Jaujaujaja. Yo también hago estas cosas, este año con una maraca, ya te la enseñare! Por cierto, ahora mismo estoy yo ahi, en el puerto de Algeciras! Cuando terminen mis vacaciones y vuelva a casa con un ordenador y un ratón, veré con detalle todos esos sitios que nombras!

  2. Harad Says:

    La pintura es algo que no comprendo en absoluto. No entiendo qué ve la gente en lo que pintan esos señores antiguos que retratan principalmente chicas feas, vistas de ciudades como las vería un miope daltónico o escenitas de la vida de Jesús. No consigo distinguir un cuadro considerado genial de otro pintado por la vecina jubilada del 4º (que la del 5º no está jubilada, todos sabemos que es la que se tira al butanero y hace miles de cosas más).

    Holanda, aunque no la he visitado, es uno de los tres países que considero Paraísos En Los Que No Me Importaría Vivir, junto con Dinamarca (el único que he visitado y que es la caña) y Alemania (que tiene la ventaja de ser grande y potentorro). Así que te envidio.

  3. Aloisius Says:

    Añado en un comentario el leitmotif del viaje:

  4. elgekonegro Says:

    Sigo pensando que el hombre de aquí arriba es el de Perdidos, pero no, ahora que lo he visto desnudo creo más bien que es el set de rodaje entero. Pero suena bien.

    El ukelele, un instrumento buenrollista, como en su tiempo fue la flauta, la de los perroflauta.

  5. Harad Says:

    Me ha entrado de repente una duda existencial. ¿Cuándo os duchabais?

  6. Aloisius Says:

    Harad, nos duchabamos por las mañanas, en nuestras respectivas habitaciones de los hoteles en los que dormíamos, que habíamos reservado previamente en booking.com. O crees que dormiamos cuatro en un coche durante 10 dias?

  7. elgekonegro Says:

    Cuatro… y un ukelele.

  8. monttse Says:

    uno de mis ex era (es) musico profesional, y tocaba la balalaika y la bandurria igual que tu el ukelele…

    Cuanto amor por la musica y que jartita acabé jaja


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: