Budapest: el retorno

Habiendo vuelto de mi viaje por las Hungrías, recopilo algunas cosas aprendidas:

– Efectivamente, el paseo por el Danubio con mi compañero rumano tiene mucha menos gracia que con mi señora.
– El Danubio es un señor rio, pero el Tisza no se queda atras. Me encantan los rios.
– Los peces de rio se comen, y están bien ricos. Carpas, percas, peces gato: todos buenos.
– Cuando los húngaros dicen “llanura”, es un sitio donde hay 100 km en todas las direcciones que son tan planos como mi mesa. Serious business.
– Las reuniones con un traductor son el doble de largas.
– En húngaro, “sí” se dice “egan”. Dos sílabas para decir sí. Que luego me digan que no se complican.
– Un forint es media peseta.
– Si te vas a pasar el dia encerrado en un coche o en un avión, no comas goulash de alubias.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Uncategorized

2 comentarios en “Budapest: el retorno”

  1. elgekonegro Says:

    Me alegro de que hayas vuelto vivo. Sigo prefiriendo Chequia. Rubias, ojos claros, buenas medidas. Dios existe.

  2. Bea Says:

    Encantada de volver a leerte.

    Por cierto, lo de los peces me ha sorprendido. Lo de comer peces de río no me parece algo raro. Cuando a mi padre le entra la venada pescadora solemos comerlos (el único que me gusta realmente es la trucha con jamón, soy poco piscívora).


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: