Un pingüino en mi embarcadero

Os voy a contar una anecdotilla de cuando tenía 16 años.

Un verano, fuimos un montoncito de amigos del instituto a una escuela de vela en Santander una semana. Esta escuela de vela estaba (y creo que sigue estando) en una islita de la bahía de santander. Una islita mínima, en la que sólo está la escuela de vela. En esta semana pasaron muchísimas cosas, pero hay una que fue particularmente hilarante.

Por las noches, un par de monitores se quedaban en la isla, pero contra una jauría de quinceañeros salvajes, poco podían hacer. En una de estas noches de juerga, tras un montón de calimocho y otros brebajes similares, estaba con un amigo mamoneando por el embarcadero (que no es más que una cuesta de hormigón que va al agua). Y de repente había algo que se movía. ¿Un gato? No, parece un pollo o algo así. No, es… ¿¿¿un pingüino??? Si, joder, es un puto pingüino, en Julio, en Santander. Y el pingüino se echó al agua y se fue nadando. De inmediato, fuimos a contar nuestra visión al resto de amigos y colegas. Nadie nos creía. Por más que juramos y perjuramos, lo achacaron al alcohol, a la oscuridad, a la estupidez y a la nocturnidad, pero nadie nos creyó.

Unos días más tarde le pregunté a mi tio (el del zoo), cómo podía haber un pingüino allí. La explicación era obvia. Era un fugitivo, escapado de la Península de la Magdalena, donde hay pingüinos en unas jaulas de fácil escape. Aunque el resto de los amigos nunca llegó a creerselo. Pero yo os lo juro. Había un pingüino. Lo vi. Borracho, miope, medio dormido y en la oscuridad, pero lo vi.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Uncategorized

4 comentarios en “Un pingüino en mi embarcadero”

  1. Patricil Says:

    Eso mismo iba a decir yo, se habría escapado del zoo de la Magdalena. ¿Te has acordado de ésto al leer mi historia del niño suicida de la Magdalena?

    Es curioso, yo estaba alojada en la misma península y una noche estuve sentada al final del dique ese que se ve a la izda de la foto que has enlazado; pensando qué sería ese islote (luego ya me dijeron que era la escuela de vela). Unas vistas magníficas, por cierto.

  2. Aloisius Says:

    Sí, me he acordado al ver tu historia. Y sí, es un gran sitio, estar en verano de noche en la islita viendo el resto de la bahía era un gustazo.

  3. Harad Says:

    Los niños y los borrachos nunca mienten, y tú eras las dos cosas.

  4. Aloisius Says:

    Harad, acabas de ganar 10 minipuntos por ese comentario.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: