Freedom management

El post que acabo de escribir me lleva a escribir este otro.

Cuando eres pequeño, tienes muy poca libertad, haces lo que digan papá y mamá, y punto. Según vas creciendo, vas ganando libertad, y tienes que ir aprendiendo a manejarla. Cuando llegas al instituto, puedes saltarte clases y nadie se va a enterar. Según vas creciendo puedes entrar y salir como te da la gana, a lo mejor al principio tienes que llegar a casa antes de las 11, o se te limita de alguna manera. Llega un punto que tienes libertad total, puedes irte a trabajar a Hong-Kong, o hacerte Hare-Krishna.

Toda esta libertad, si llega poco a poco, vas aprendiendo a manejarla. Yo siempre tuve mucha libertad en comparación con la gente de mi alrededor, nunca tuve hora para volver a casa, en vez de darme una paga, me daban una tarjeta de crédito y luego tenía que decir en el extracto del banco qué había sacado yo. Aprendí a manejar mi libertad pronto y bien, y a pesar de saltarme muchas clases en el instituto y cojerme alguna que otra borrachera de adolescente, todo fue bien.

El problema viene cuando las libertades te llegan tarde. Al chico que han tenido atado en corto hasta que tiene 18 años y entra en la universidad, de repente puede hacer tantas cosas que no le queda tiempo para estudiar. Ahora puede salir y pasar la noche de juerga, puede saltarse las clases que en el colegio de curas en el que estaba no se saltó y puede ir y venir a placer. Pero no ha aprendido a manejar sus libertades, y no mide que si no va a clase en todo el semestre, luego llegará el pánico. Esta gente, con el tiempo, logrará aprender a manejarse, pero lo tiene mucho más dificil que el que ha ido poco a poco durante su vida aprendiendo a manejar libertades una a una.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Uncategorized

7 comentarios en “Freedom management”

  1. Un perdedor Says:

    ¡Vaya pijo serías que te daban una tarjeta de crédito!

    En mi barrio de los suburbios ir con más de 100 pesetas era peligroso.

  2. Gohan Says:

    Completamente de acuerdo, si te dan libertad a temprana edad (y tienes dos dedos de frente) aprendes a ser más responsable y te hace madurar y hacer pequeños acercamientos virtuales a lo que será la vida adulta.
    Tengo amigos con 25 años a los que su madre todavía les da la paga y todo lo que ganan trabajando se lo quedan sus padres, este hecho no es que me parezca grave, es que me parece gravísimo. Luego estos amigos míos están muy coartados para tomar sus propias decisiones y además tienen una iniciativa para hacer cosas (viajar, emanciparse, etc.) como un chico de 14 años.

  3. Nesta Says:

    Yo también tuve siempre mucha libertad, no tenía hora de llegada, sin embargo casi nunca llegaba demasiado tarde. ¡¡¿Te daban una tarjeta de crédito?!! Se la das a un chaval hoy en día y tienes que hipotecar el piso para pagar la deuda. Estoy de acuerdo con el perdedor, tu eras pijo fijo…

  4. Aloisius Says:

    Perdedor, Nesta, dudo mucho que nadie me clasificase como pijo, clase media todo lo más. Aun así, abogo por el sistema de dar una tarjeta de crédito. Requiere un poquito de atención, pero enseña muy bien a cuidar muy mucho lo que se gasta. Si hay gastos sin justificar, se desata el infierno.

  5. ElGekoNegro Says:

    A mí me jodía lo de: “Ya sabes a qué hora tienes que venir, eres responsable”. Siempre con la dudilla de “¿será pronto, será tarde? ¿Se van a cabrear?”. Pero nada, bien. En mi clase hay alguno de los que han estado encerrados hasta ahora, alguno mantiene en sentido común y otro sigue aprendiendo a jugar al mus.
    Yo tarjeta tuve cuando empecé con mi primer trabajo, ahí estaba la gracia, si la pasta la ganaba yo, lo que gastaba lo gastaba yo y estaba (y estoy) obligado a controlar lo que gasto. Serías un buen papi.

  6. Harad Says:

    Yo cumplo los 18 en unos meses y hasta ahora he tenido más o menos la misma libertad desde que nací. ¿Lo bueno? Que me voy a Madrid a estudiar y seré free as in freedom. ¿Lo mejor? Que realmente nunca he deseado esa libertad para saltarme clases o irme de juerga ni nada así chungo. ¿Lo malo? No creo que sepa desenvolverme bien en la vida de niño grande, pero bueno, algo costará pero aprenderé que falta me hace.

  7. Aloisius Says:

    Geko, en mi caso era sólo decir a qué hora tenías pensado volver, y no fallar por más de media hora. Si decías que ibas a volver a las 12 y volvías a las 3, la bronca no era por volver tarde, sino por no avisar.

    Harad, nadie se desenvuelve bien en la vida de niño grande a la primera, lleva un poco de ensayo y error. Pero vamos, que siendo un tipo sensato como tú, no tendrás problema.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: