Milisegundos

La diferencia entre una interpretación mediocre y una brillante es de unos pocos milisegundos. Sobre todo en ciertos casos. En particular, este finde he asistido a uno de esos milagros que hacen que unos pocos milisegundos conviertan algo tan sosito como un vals vienés en una genialidad.

Para los que no lo sepais (espero que pocos), un vals no es mas que compases de tres por cuatro, que hacen “tun chan chan, tun chan chan, tun chan chan”. Pero la gracia del vals vienés es hacer estos tres tiemps ligeramente diferentes. Estas diferencias son lo que hace que sea bailable y bonito en vez de pesado.

Tenemos en el conservatorio de Lux la suerte de tener uno de estos pianistas que sienten el vals exactamente como se debe, y que gracias a diferencias de milisegundos logran transmitir exactamente lo que quieren.

Os dejo con la musiquita que me ha hecho feliz este finde, Chemins d’Amour, de Francis Poulenc, que junta el vals con la canción francesa con enorme acierto. La versión es de una sueca desconocida, pero casualmente es la mejor versión que he encontrado en youtube, porque el pianista tiene los milisegundos bastante bien cogidos:

Anuncios
Explore posts in the same categories: Uncategorized

One Comment en “Milisegundos”

  1. elgekonegro Says:

    Tun chan chan, tun chan chan. Me quedo con este, no es vienés, es del espacio.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: