Requiem

De entre la música clásica (mal llamada clásica, pero ese es otro post), muchas de las obras más famosas son los requiems de diversos autores. Todo el mundo ha oido al menos trozos del de Mozart, a pesar de que del puño y letra de Mozart salió menos de la mitad de dicho requiem, el resto se lo debemos a Xaver Süssmayr.

El caso es que por unas razones u otras, los requiems suelen ser piezas particularmente bonitas, probablemente porque en general siempre se componen con alguien en mente, Brahms pensaba en su madre y en su buen amigo Robert Schumann, Fauré pensaba en su madre también, Verdi pensaba en Alessandro Manzoni, un poeta amigo suyo, y Mozart pensaba principalmente en sí mismo, ya que estaba muriendo mientras lo componía.

Y hay algo que todo el mundo debiera tener pensado, qué requiem querrías que se cantase en tu funeral. Algunas opciones:

– Mozart. Un clásico. Mucho sentimiento en algunas piezas, y con homenajes a la musica barroca.
– Fauré. Un requiem muy blandito. Funciona muy bien para niños muertos.
– Verdi. El heavy metal de los requiems. Gritos, trompetas y timbales a manta.
– Brahms. Menos heavy que Verdi, pero con chicha. No es una misa de requiem, así que no vale para los muy católicos.
– Tomás Luis de Victoria. Old School a más no poder, para fans del renacimiento.
– Rutter. El requiem Disney. Mucha paz. Para llorar a gusto.

Os dejo con el que yo elegiría, si no hay presupuesto para el de Verdi, que hace falta mucha gente. He cantado partes de este requiem en algún funeral, y afloja la lágrima que da gusto. Lux Aeterna, del requiem de John Rutter:

El que sepa música puede cantarlo, y el que no, que lea la letra y mire las cagaditas de mosca que salen encima.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Uncategorized

4 comentarios en “Requiem”

  1. Un perdedor Says:

    A mí me contaron una historia sobre el requiem de Mozart (no sé si será cierta) que decía que Mozart estaba bastante jodido cuando una persona vestida de negro llegó a su casa para encargarle un requiem, Mozart se pensó que era la muerte en persona y realizó el requiem pensando en él (ya que la muerte había venido a visitarle, era algo obvio que iba a morir pronto).

  2. Aloisius Says:

    Algo tiene de cierto, porque se lo encargó el conde de Walsegg, secretamente, para hacerlo pasar como suyo, mandando un mensajero para hacer el encargo, todo muy misterioso. Mozart era bastante supersticioso e impresionable, con lo que la historia no es descabellada, pero no pasa de leyenda urbana. Eso sí, con seguridad Mozart pensaba en su propia muerte, porque estaba ya muy malito y se veía en las últimas.

  3. elgekonegro Says:

    Sí, ya no se le levantaba.

    Con ese vídeo me has recordado mis años de solfeo. Aún recuerdo cosillas, hermoso.

  4. Fi2 Says:

    Mi b Mayor o Do m


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: