Archivos para noviembre 2011

On bascule

noviembre 23, 2011

Un concepto, la idea de que el miércoles a las 12:00 cruzamos el ecuador de la semana, “basculamos”, pasando de que pesa más lo que queda de semana a que pesa más lo que ha pasado de semana. Es como llegar a una cima, hasta ahí ha sido cuesta arriba, a partir de ahí es cuesta abajo.

Es un conceptillo que manejamos un par de compañeros de aquí, que los miércoles a la hora del café siempre hacemos el comentario, “on bascule”, diciendo que bueno, lo peor ha pasado, ahora vamos cuesta abajo.

Es una chorrada, pero la verdad es que suaviza la semana tener esa meta intermedia, y creerse que lo que queda es cuesta abajo. Autosugestión, pero que me hace gracia cada vez que lo digo o me lo dicen.

Aeropuerto(s)

noviembre 21, 2011

La cebollada del día, si no la del mes o casi casi la del año la he hecho hoy. Y como suelo hacer cuando me pasan estas cosas, la voy a poner aquí, para escarnio público, mofa y befa.

Este fin de semana vino @LadyRugionaria aquí a Luxemburgo, para hacerme una visita. Para venir a Luxemburgo desde Valencia, y viceversa, lo mejor es Ryanair, con vuelos directos desde Charleroi y Frankfurt Hahn, ambos a un par de horas de Luxemburgo, hacia el Oeste y el Este, respectivamente. Bien, ese fue el método utilizado.

El vuelo salía a las 12:50, así que calculando un par de horas de trayecto y un par de horas de espera en el aeropuerto, a eso de las 9:00 nos subimos en el coche y tiramos millas. Ibamos charlando de cosas varias, comentando West Side Story, que la vimos la otra noche, entretenidos, en una palabra. De repente, LadyRugionaria dice: “Estamos yendo a Charleroi, VERDAD??” “No, nena, que el vuelo sale de Hahn.” “Noooo, sale de Charleroi!”. Ponemos el GPS hacia Charleroi solo para descubrir que justo justo no llegábamos. Tratamos de dar la vuelta, pero unas oportunísimas obras nos hicieron perder 15 minutos, dejando la probabilidad de llegar, incluso corriendo, demasiado cercana al cero. Así que con las mismas, fuimos a casa, sacamos un billete para un vuelo que salía de Hahn a las 17:40, y arreglado.

Como pudimos entre los dos equivocarnos, preguntareis. Bien, fue bastante fácil. Yo tenía en la cabeza que el vuelo era desde Hahn, y tuvimos a bien mirar para cuando habíamos sacado los siguientes billetes, y la vuelta era desde Hahn. Con eso ya nos convencimos los dos, y al menos ella tuvo la epifanía antes de llegar, que si no, otra horita perdida, porque yo iba convencido de corazón.

En fin, que espero no hacer muchas de estas, porque duelen en el alma, de lo tonto que te hacen sentir.

La crisis: mi visión catastrofista

noviembre 17, 2011

Tras unas conversaciones ayer con unos compañeros sobre el futuro de mi banco, y tras leer el post del infame sobre las elecciones, quería daros mi visón de conjunto de la situación actual.

Mi visión es muy negra, pero no negra en el sentido de “habrá que apretarse el cinturón”, ni negra en el sentido de “pasaremos unos años duros”. Negra en el sentido Nostradamus. Para mi, esta crisis en la que estamos marca el comienzo de la caida de la sociedad occidental. No creo que sea una crisis de la que se sale, como leí por algún lado, “this is the new normal”. Pero voy más allá.

Hace mucho que venimos oyendo, y diciendo, que huy los chinos como crecen, cualquier día nos comen. Ese día es hoy. Y no son solo los chinos, son los indios, los brasileños, etc, etc. Ha llegado el momento en el que la riqueza real se redistribuye, ahora son ellos los que tienen los medios. A partir de ahora, todo lo que hemos venido teniendo, las ventajas sociales, todo eso que el gobierno ha ido pagando a fuerza de endeudarse, se acaban. No hay para todos.

Seamos realistas, se nos llena la boca con el valor añadido y blablubla. Pero quién añade más valor, el chino que fabrica o el europeo que empaqueta y hace el marketing? Son ellos los únicos que realmente están produciendo riqueza. Aquí, muy poquito. Así que, de momento aguantamos porque los chinos necesitan empresas europeas y americanas para que les digan como fabricar. Pero en serio cree alguien que eso no es más que un paso intermedio a que sean las empresas chinas las punteras en todas las partes del proceso?

En resumen, lo que veo es que ya no hay de donde sacar. La sociedad occidental ha estado viviendo como si aún tuviera la sartén por el mango. Viviendo por encima de sus posibilidades, gastando más de lo que realmente producía, en el sentido más básico de la palabra producir. Nos hemos estado creyendo que producíamos, porque había alguien dispuesto a pagar por nuestro trabajo. Pero el caso es que el día que ese alguien deja de poder pagarnos, porque ya no puede pedir más dinero prestado, nos damos cuenta de que nuestro verdadero valor añadido a la sociedad es nulo. Así veo yo a la sociedad occidental de hoy en día. Los mercados de valores no producen nada, los expertos en marketing no producen nada, la mayoría de la riqueza de nuestra sociedad es ficticia.

Cual es entonces mi previsión? Mi previsión es que los roles se van a dar la vuelta poco a poco, hasta que aquí vivamos como vivían en china los últimos 50 años, y en china vivan como hemos vivido aquí los últimos 50 años. En efecto, amigos, se acabaron las pensiones, los trenes de alta velocidad, las terminales de aeropuertos preciosas, la sanidad gratis y para todos, el que todos comamos comida de gourmets… se acabó la “sociedad del bienestar”. Cuándo? Ni idea, quizá aguantemos 10-20 años más, cayendo poco a poco, viendo desmoronarse ante nuestros ojos todo lo que teníamos. Como? No lo sé. Quizá se separe europa y que cada palo aguante su vela, quizá se una más al ver al enemigo común.

Pero qué hacemos entonces? Ahorrar para cuando vengan las vacas flacas? No es mala idea, pero en todo este proceso los euros y los dolares van a ir valiendo cada vez menos, así que mejor ahorrar en cosas que tengan valor. Oro? Yo creo que no, ya está muy sobrevalorado. Poco importa, finalmente la única manera de adaptarse es aprender a vivir con menos. Aprender que no hace falta tener un BMW, un ipad, un portatil y una casa de 120 metros cuadrados. Aprender que el tren de vida que llevaba la sociedad no es posible ya. Aprender que los políticos podrán decir que van a subir las pensiones o bajar los impuestos, pero da igual, el resultado final es el mismo.

Podeis llamarme catastrofista (ya me lo llamo yo mismo), pero no puedo evitar ver las cosas así. Qué hago yo al respecto? Disfrutar mientras dure.

Primas de riesgo: el conceto es el conceto

noviembre 15, 2011

Tras una charleta en twitter con el bueno de @ElTabernero, me doy cuenta de que con tanta palabrería y tanto misterio, a veces nos olvidamos de lo que significan las cosas. Y hoy voy a tratar de explicar (desde mi ignorancia) lo que es la prima de riesgo. La prima de riesgo es eso que oimos que si está por encima de los 400 puntos básicos y que uf, que fatal. Pero qué significa? Empecemos por el principio.

Los paises piden dinero prestado a la gente en general. La gente se lo presta, a cambio de un cierto interés. Por ejemplo, si España necesita 100€ para comprarse un bolsito monísimo, pero no tiene dinero en la cartera, pide dinero prestado. Dice: “Hoygan, que me he quedado sin dinero y necesito cien eurillos, alguien me los presta? Prometo devolverselos en 10 años”. Entonces un señor chino (que casualmente es el que fabricó el bolso) le dice: “Yo te los presto, chaval, ningún problema, pero me tienes que dar 5 euros cada año en concepto de intereses, y cuando pasen los 10 años, me devuelves los 100€ enteros”. Y eso es lo que hacen.

En ese caso españa ha pagado un interés del 5%. La prima de riesgo normalmente la medimos en cuánto más tenemos que pagar que los alemanes. Porque obviamente, puestos a medirsela, mejor comparar con los alemanes. Si tuviesemos que pagar lo mismo que los alemanes (es decir, más o menos un 2.5%), diríamos que nuestra prima de riesgo es cero. En nuestro ejemplo, que hemos pagado un 5%, es decir, 2.5% más que los alemanes, diríamos que la prima de riesgo es 250 puntos básicos. Lo de los puntos básicos es para no tener que andar diciendo decimales, 0.01% es un punto básico, así que 2.5% son 250 puntos básicos.

Es simplemente eso. Cuánto pagamos de más en comparación con los alemanes. Claro, pero por qué pagamos más que los alemanes? Qué es esta injusticia? Esto es un poco de cajón. Tu a quién le prestarías dinero más tranquilo, a Merkel o a Zapatero-Rubalcaba-Rajoy-Quientoque? Yo a Merkel, parece que es más seguro que me lo devuelva. Me quedo más tranquilo, así que le puedo cobrar un poco menos.

Ahora, tampoco hay que agobiarse. España paga un poco más porque la probabilidad de que no pueda pagar es un poco más alta, pero estamos hablando de que si la probabilidad de que Alemania no pague es del 99%, la de que España no pague es del 98%. Es decir, que lo más probable, con mucho, es que ambos puedan pagar. Pero esa seguridad extra de que los alemanes devuelven la pasta les hace ahorrarse un poquito de dinero. La probabilidad de que no puedan pagar no es el único factor a la hora de prestar dinero y ponerle un precio, pero la idea general es esa.

Espero haber aclarado un poquito el conceto, y que ahora cuando os hablen de la prima de riesgo no penseis que es magia negra.

Un año

noviembre 3, 2011

Hoy, justo hoy, hace un año de que mi vida dio un vuelco. Bueno, ya estaba dando un vuelco para entonces, pero ahí fue cuando el vuelco se consolidó. Lejos quedaba lo que decía en este post, de que ya lo tenía todo. Uno de los pilares de ese “todo” resultó ser mucho más endeble de lo esperado. Iba con bastante miedo, porque no quería volverme a ver en esa situación. Curiosamente, hoy, a pesar de estar otra vez en el punto de “tenerlo todo”, mi visión es muy distinta a la que tenía la última vez que lo tenía “todo”. Voy a aprovechar para contar la historia de lo que pasó hace un año, que no la sabeis.

Había ido yo en coche a España, en mi función de transportista internacional, a llevar allí un montón de enseres y pertenencias de mi ex, que dejaba mi vida por aquel entonces y se volvía a Madrid. Mi vida andaba bastante desmoronada, yo un tanto perdido, confuso y sin saber muy bien para donde tirar. El caso es que tras haber estado charlando mucho con @LadyRugionaria por el gtalk, lo único que sabía seguro es que me apetecía conocerla en persona, verla y agradecerle el apoyo y la charleta. Total, que cuando tenía que irme para Lux en coche, dije: perfecta oportunidad para desviarme un poquito y pasar por Valencia. Así que busqué algún sitio donde dormir en booking.com y decidí ir para allá, a cenar con esa chica. El día antes de plantarme allí, la llamé por teléfono y le dije: oye, mañana voy a dormir por Valencia, querrás quedar para cenar y charlar un rato?

Tras llamarme loco unas cuantas veces, dijo que sí, así que quedamos que la recogería a la puerta de su casa la tarde siguiente. Yo andaba un poco nervioso, la chica me gustaba, pero ya sabía como era esto de las desvirtualizaciones: torpe y raro. Pero bueno, calculaba yo que para una cena podría ser agradable. Además, ella también estaba en una situación confusa, había dejado a su novio poco tiempo antes. Los dos nos habíamos apoyado mutuamente en ese proceso tan cabrón que es separarse de alguien, y ese apoyo no cae en saco roto, se había formado una agradable amistad, ambos eramos confidentes del otro.

Total, que llegué allí y recogí a la chica al lado de su portal. Entró en mi coche y empezó a hablar por los codos (como hace cuando está nerviosa), como si nada, como si fueramos amigos de toda la vida, esa rarunez y esa torpeza de las desvirtualizaciones simplemente no estaba ahí. Llegamos al restaurante (un italiano muy agradable), y como yo venía en plan europeo, era demasiado pronto. No habían abierto aún. Nos dimos un paseo por la zona mientras esperabamos que abrieran, y la naturalidad que sentía era sorprendente. Era como si ya hubieramos hecho eso muchas veces, como si las cosas encajaran en donde debían, sin esfuerzo. No me había sentido así con una mujer desde… desde nunca.

Así que cenamos, charlamos un montón, nos miramos a los ojos, nos reímos y lo pasamos estupendamente. Tras la cena, le dije que si quería venir a mi hotel un rato, y le enseñaba mi ukelele y podíamos seguir charlando. Estabamos los dos enganchados a la charla y no queríamos en absoluto dejarla, estabamos enganchados desde el primer minuto. Así que fuimos al hotel, le canté una cancioncita con mi ukelele, se sentó a mi lado y yo me lancé a besarla con más seguridad de la que he tenido jamás para nada, y nos besamos, y estuvimos un rato ahí, y no voy a dar más detalles de la situación.

Tras ese rato, la llevé a su casa y me volví al hotel. A la mañana siguiente salí hacia Luxemburgo, con dos días por delante de coche y soledad para meditar, para decidir qué hacer con mi futuro, para aclararme. Tras mucho pensar, decidí intentarlo, puesto que no podía ignorar una sensación de seguridad como la que había sentido esa tarde. Parecía una locura, pero bueno, era una locura que yo notaba como correcta. Decidimos entonces probar suerte, ir pasito a pasito, quedar cuando pudieramos y así ir viendo a donde nos llevaba todo esto.

Y aquí nos ha llevado. Un año después, no me cabe duda de que hicimos lo correcto. Ha sido un año excelente, y esa complicidad y seguridad que sentía esa tarde siguen ahí cada vez que nos vemos, las siento cada tarde que pasamos juntos. Ahora sí siento que lo tengo todo, y quiero ver como todo avanza, con calma pero con seguridad. Ya no me da miedo nada, quiero tirar para adelante y disfrutar de todo lo que tenga que venir. De momento, lo primero que viene es ella, el verano que viene, a finales de junio, se vendrá a vivir a Luxemburgo, conmigo. Tengo unas ganas tremendas, porque la “experiencia piloto” que tuvimos este verano, en la que convivimos tres meses, no pudo ser más satisfactoria.

En resumen, que me siento estupendamente, mucho más seguro y tranquilo de lo que me sentía antes, me siento feliz y con ganas de que venga todo lo que tenga que venir. Este año ha sido el mejor que recuerdo y no veo como los siguientes pueden ser peores.

Feliz aniversario!


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.