Archivos para septiembre 2011

Amor

septiembre 28, 2011

Amor romántico, amor de pareja, amor fraternal, características y representación en el arte. Una discusión patrocinada por @Compotita.

Prolificidad

septiembre 15, 2011

Es decir, la condición de ser prolífico. Igual se dice de otra manera, pero yo no me sé la palabra.

Quería hablar hoy un poco de los artistas prolíficos (o no). Creo que ser prolífico es algo que se ha devaluado muchísimo en el arte. Casi todos los grandes artistas del pasado producían muchísimo en comparación con los artistas actuales. Por ejemplo, Bach, en comparación con un grupo actual. Bach producía 60 minutos de música en una semana sin despeinarse. Un grupo de música actual se da con un canto en los dientes si saca 60 minutos de música cada año. Igualmente escritores y pintores, si bien quizá en menor medida. Y por qué es esto?

Creo que la razón viene de que ahora el artista solo necesita ser “famoso” para ganarse el pan. Es decir, Händel era famoso, pero si no sacaba obras nuevas con regularidad, no ganaba pasta. Ahora, uno de estos grupos “one hit wonder” saca una canción resultona y vive de ello hasta que se muere, y sus hijos también viven de ello. En escritores, J.K. Rowling podría no escribir más de siete libros en toda su vida y ser asquerosamente rica para siempre jamás. Todo esto viene dado por la comunicación y esas cosas, ahora la audiencia objetivo es mucho más grande, y con que todo el que te oye te de un poquito de dinero, ya vale. Antes, Bach componía para su iglesia y poco más, así que aunque escribiese algo genial, solo iba a llegar a unos cuantos.

Esto es mejor o peor? Yo diría que peor. Un artista prolífico tiene más probabilidades de mejorar en su arte, un artista “one hit wonder” es uno que tiene una idea genial y ya. Ahora los artistas solo quieren sacar lo mejor de lo mejor, sus momentos más brillantes, no quieren que veamos todas sus ideas.

Yo admiro a los artistas prolíficos por varias razones. Uno, porque se están ganando su sueldo con esfuerzo, y ofreciendo algo a cambio. Dos, porque si uno de ellos me gusta, tengo mucho que disfrutar de él.

En esta época, parece que nos inclinamos más por tener siempre lo mismo, en vez de cosas nuevas. Si nos gusta Eric Clapton, y le vemos en concierto, queremos que toque Layla y Cocaine, y nos la sopla su nuevo disco. Los nobles de antes querían que su compositor favorito les compusiera algo nuevo, no que les repitiera lo que ya habían oído. Hemos cambiado nosotros?

Ahora la originalidad es lo que prima, y no la prolificidad. Me gustaría que pudiesemos llegar a un punto intermedio, ni tanto, ni tan calvo.

Conduciendo por España

septiembre 8, 2011

Este verano, para el que no lo sepa, he estado conduciendo bastante. Aquí unas estadísticas de un mes de viaje:

Distancia recorrida: 6588.7 km
Velocidad media: 76.4 km/h
Combustible consumido (diesel): 344.9 l
Consumo medio: 5.2 l/100

Este viajecito me ha dado para conocer un poco mejor las carreteras españolas, y he notado ciertas cosas que merece la pena comentar sobre la situación, el uso y las costumbres de las carreteras españolas que me han llamado la atención como guiri de la conducción que soy (empecé a conducir un mes antes de venir a Luxemburgo).

1.- Insensibilidad a los límites de velocidad. No estoy diciendo que no se respetan (que más o menos sí, o en linea con lo normal por europa), sino que no importa lo que ponga en la señal. Es decir, la gente va por autovía, con límite a 120, y va a unos 115km/h. De repente hay una señal de limitación a 90 por una zona de curvas, y la gente va a unos 114km/h. No sé, parece que la gente asume que en autovía el límite es de 120 independientemente de las señales.

2.- Obras ficticias. El cartel de obras a veces quiere decir que la carretera está en obras, a veces quiere decir que la carretera estuvo en obras en los últimos cinco años, a veces que a uno se le olvidó un cono en el arcén, a veces que hay un bache que no tenemos dinero para arreglar, o cualquier cosa. Vamos, que de los tres billones de carteles de obras que me he encontrado, alrededor de un 5% era debido a que estaban haciendo obras en la autovía. Eso sí, siempre con una limitación a 80, por si acaso.

3.- El carril de enmedio, el mejor. Cuando hay una carretera con tres carriles, el conductor español se siente cómodo en el de enmedio. Aunque vayan despacito. Es como una sensación de hogar, supongo. Volverse al carril derecho parece que les duele, les toca el orgullo de conductor. El resultado es que si yo voy por el derecho, y más rápido, tengo que cruzar dos carriles para adelantar y luego volver cruzando esos mismos dos carriles.

4.- Gasolineras invisibles everywhere. Hay un cartel de gasolinera casi en cada salida de la autovía. Ahora, luego sales de la autovía, y te las ves y te las deseas para encontrar la gasolinera esa. Acaba siendo un surtidor a doce kilómetros de la salida, escondido tras unos arbustos.

5.- Radar, será mejor frenar. Tras una señal de que hay un radar, el conductor español frena. Da igual todo. Da igual si la limitación es a 120 y él está yendo a 90, él FRENA. Por si acaso. Yo si voy a 118 y hay un radar con límite a 120, sigo a 118. Igual soy raro.

Estas son las principales curiosidades que he detectado en este viaje. Vosotros notais alguna más? Os sorprende alguna de estas?

Me apuesto caballos de carreras contra pajaritos

septiembre 8, 2011

La frase del título la he oido este verano de una señora extremeña, y me hizo mucha gracia. El caso es que hoy vengo aquí a apostarme con vosotros caballos de carreras contra pajaritos.

Resulta que hoy va el PP y dicen que esperan crear 3.5 millones de empleos en una legislatura. Y a mi me da la risa tonta, y vengo aquí a apostarme con quien quiera, cualquiera de vosotros, cualquier lector, que eso no va a pasar.

La apuesta:

Habiendo a día de hoy en España 4.130.927 parados, y siendo las elecciones el 20N, el PP dice que estima que a 20 de noviembre de dentro de 4 años (una legislatura), el paro estará en 630.927 personas. Yo me apuesto, CIEN A UNO que habrá más de esos parados. Es decir, que si te apuestas un euro conmigo ahora, el 20 de noviembre de 2015, si hay menos de 630.927 parados en españa, yo te pagaré cien euros. Si hay más parados, tu me das un euro.

Se aceptan apuestas de cualquier cantidad. Supongo que el que haya hecho esas estimaciones vendrá a apostar, porque si no, supongo que es que no se las cree ni él.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.